SOCIEDAD › EL CASO DE LA DOCENTE QUE FUE VISTA POR ULTIMA VEZ EL LUNES, EN SANTA FE

Preso por una misteriosa desaparición

La investigación de la misteriosa desaparición de la docente santafesina Alejandra Cugno, ocurrida el lunes pasado, cuando manejaba su auto en una ruta de esa provincia, tuvo ayer un primer detenido o, como dijo el comisario Martín Montegroso, alguien que es “un medio para llegar al fin”. El sospechoso tiene 51 años, vive en Córdoba y la policía investiga qué tipo de vínculo tenía con Cugno, luego de que el número de la docente y el suyo aparecieran registrados en una serie de comunicaciones entre celulares. Mientras tanto, 150 efectivos policiales, ayudados por los bomberos y un avión, rastrillan los caminos de tierra donde apareció el auto de la mujer, a cien kilómetros de la casa, en la vecina provincia de Córdoba, donde aún la esperan su madre y su hijo de cinco años.

Según pudo reconstruirse por el relato de los testigos, Cugno salió el lunes alrededor de las 17 de la Escuela 268 de Cañada Rosquín, donde se desempeña como maestra y directora. Se subió a su Fiat Uno blanco para manejar los 50 kilómetros que separan la escuela de su hogar, en la vecina localidad de San Jorge. Llamó a su madre para avisarle que estaba en camino y en el viaje se cruzó con alguien haciendo dedo. Lo levantó. “Evidentemente, ella se fue con esa persona, estaba acostumbrada a llevar gente, a acercarlos a su casa. Eso siempre me preocupaba, pero ella me decía que todos eran conocidos de la zona”, aseguró Belkys Bollatti, su madre.

La policía confirmó este último dato: el pasajero la saludó con un beso en la mejilla antes de subirse al auto en plena ruta 66. Es más, la docente retiró las pertenencias que llevaba en el asiento delantero para ponerlas en la parte trasera. El sospechoso principal es un hombre bajo, pelirrojo y de unos 40 años, según la descripción de los dos testigos que los vieron juntos. “Al parecer, era un conocido”, dijo el jefe de la policía de Santa Fe, comisario general Juan Luis Hek. Cugno nunca regresó y la madre la llamó varias veces sin éxito antes de radicar la denuncia. El auto apareció al otro día en la provincia de Córdoba.

“Lo encontraron en una calle lateral de San Francisco, en Córdoba. El vehículo estaba muy sucio, por lo que creemos que anduvo por caminos de tierra. Por eso hicimos un rastrillaje aéreo para ver si encontramos el camino de tierra por el que anduvo”, dijo ayer a Página/12 Luis Martínez, subjefe de la Policía Regional de Santa Fe. En el interior del auto se hallaron cabellos de Cugno y de otra persona, que serán sometidos a peritajes. El Fiat tenía el tanque lleno y el estéreo intacto, no había signos de violencia ni tenía manchas de sangre. “Había prendas de ropa interior de Cagno adentro del auto”, dijo Martínez.

Pocas horas después aparecieron otras prendas de vestir de la docente: un jean, una chaqueta y un par de zapatos. No parecían haber sido arrancados ni tenían manchas de sangre. Esta ropa, junto con la cartera, varias carpetas y la patente delantera del Fiat fueron encontrados en el aljibe de una precaria vivienda ubicada en una zona rural, a 5 kilómetros de San Francisco, donde estaba el auto. Pese a los rastrillajes la mujer no aparece. El comisario Martínez reconoció que es un caso atípico: “Se la tragó la tierra. No es fácil encontrarla. No hay pedido de rescate y nos manejamos con todas las hipótesis. Estamos pidiendo a la gente que por favor nos acerque cualquier indicio, cualquier dato que tenga”.

Además de la pegatina de carteles con la foto de la mujer desaparecida en ciudades de Córdoba y de Santa Fe, los familiares y la policía divulgaron una serie de teléfonos para contactar a testigos. Entre otros, se puede llamar a la línea gratuita de asistencia ciudadana 0800-444-3583, al 03406-441000 de la comisaría segunda de San Jorge, y al 03406-480001, de la Jefatura Regional de la Policía de Santa Fe.

Anoche, el sospechoso estaba por ser trasladado de Córdoba a Santa Fe para declarar ante el juez José María García Porta. El jefe de la policía santafesina, Luis Hek, aseguró que “la investigación está bien orientada” y admitió: “Trabajamos contrarreloj. No esperamos lo peor, siempre hay posibilidades. Por ahora, estamos ante la desaparición física de una persona que puede tener consecuencias trágicas o no”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.