SOCIEDAD › EL SUPUESTO MóVIL POLíTICO DEL ASESINATO DE TRES POLICíAS EN LA PLATA

Triple crimen, extraño video

Un ex policía preso por las muertes de la planta transmisora en 2007 revela en una presunta cámara oculta detalles que abonan la hipótesis de que hubo motivaciones políticas en el hecho ocurrido días antes de las elecciones presidenciales.

 Por Raúl Kollmann

El ex policía Marcos Casetti aparece en un sorprendente video, hecho con cámara oculta, en el que confiesa haber participado del triple crimen de la planta transmisora de La Plata, ocurrido nueve días antes de las elecciones presidenciales de 2007. “Yo al chabón le di como diez (puñaladas) y el último puñaladón que le metí, le di por la espalda, lo pasé de lado a lado. La hoja era así de ancha. Al otro guacho le mandé tiro, le pegué en el pecho y cae atrás. Saqué el fierro, pum, pum, le mandé atrás de la puerta al gil”, relata Casetti ante otro policía –también preso en la Unidad 9 de La Plata–. El ex integrante de la Bonaerense afirma que estuvo en el ataque junto con otros dos individuos, cuyos nombres aparecen reservados en el video, y que el objetivo del asalto fue robar las armas y luego atentar contra el Ministerio de Seguridad bonaerense, por entonces encabezado por León Arslanian, con el objetivo de producir un fuerte impacto antes de los comicios. La versión de Casetti provoca serias dudas, aunque tampoco se puede descartar del todo.

El ex policía está gravemente implicado en el asesinato de Pedro Díaz, Alejandro Vatalaro y Ricardo Torres Barboza, los tres efectivos a los que ultimaron de numerosos tiros y puñaladas.

- Las huellas de Casetti se encontraron en un manojo de llaves que apareció tirado afuera de la planta transmisora. La Policía Científica precisó que las huellas eran recientes, es decir, de la noche de los asesinatos.

- En la masacre se utilizó una pistola de la dotación de la Bonaerense y, coincidentemente, Casetti denunció la desaparición de su arma.

- Está probado que alguien que conocía muy bien el movimiento de los policías actuó en el hecho. Y Casetti trabajaba allí, era compañero de los tres asesinados. Habitualmente los efectivos prendían de noche los reflectores y trababan la puerta de atrás con un hierro. La noche de la masacre, ese hierro apareció escondido, es decir que alguien de la dotación de la planta transmisora lo ocultó para que los atacantes pudieran acceder al galpón donde dormían los policías.

- Un reconocimiento nocturno que se realizó con la presencia del fiscal Marcelo Romero demostró también que sólo alguien que conocía muy bien el lugar podía moverse con semejante precisión aquella noche.

En el video –cuya transcripción fue publicada ayer por el diario platense Hoy–, Casetti habla en idioma tumbero con otro policía preso. Todo fue filmado con una cámara oculta y llegó a manos del fiscal de la mano del abogado Alejandro Montone, quien defiende a uno de los procesados, Juan Pablo Papupa Córdoba, hijo de un ex policía, con antecedentes en materia de drogas e integrante de la barra brava de Gimnasia y Esgrima La Plata. La versión que se difunde en el video beneficiaría a todos los procesados, salvo a Casetti. Es que ya no se trataría de un asalto para robar droga que, supuestamente, estaba guardada en la planta transmisora, sino que lo ocurrido fue un ataque perpetrado por Casetti y otras dos personas, con la idea de conmover la situación política nacional a nueve días de las elecciones nacionales que terminó ganando Cristina Fernández de Kirchner.

Estos son algunos tramos de lo que dice Casetti en su charla con el policía preso, que en la causa declaró como testigo de identidad reservada.

Casetti: Yo estaba a cargo de la faca. No se iban a salvar. Ibamos a agarrar, reducir (robar) los fierros y rajar.

Interlocutor: Bueno, pero fueron directamente a ponerlos (matarlos) –sugiere el que tiene la cámara oculta–. ¿Qué querían, hacerlo a lo ETA?

C.: No, es que se iban a parar de manos (resistir).

I.: Ta’ bien boludo, pero eran tres vidas. ¿Y los otros dos psicópatas eran como vos?

C.: Misma ideología. Sí, son psicótapas normales.

I.: ¿Este que me dijiste que antes militaba en un grupo de izquierda?

C.: Sí, mal árbol.

I.: ¿Y esos dos también dieron?

C.: Sí, al que se paró de manos, fue al que más puñaladas le dieron.

Después de un largo relato sobre cómo les dispararon a los tres policías y cómo los acuchillaron, el hombre con la cámara oculta le pregunta a Casetti para qué realizaron el ataque:

C.: Queríamos comunicación, fierros, chalecos, ametralladoras, escopetas. Sabés loco, eran tipos locos, lo primero que íbamos a hacer era la casa, vos viste, era tipo corte secuestro. Y los tres íbamos a poner (atacar) el Ministerio de Seguridad.

I.: ¿Iban a meter una bomba en el ministerio?

C.: Te digo, eran tipos locos. Estilo atentado.

Quienes descreen de este video sostienen que fue hecho a propósito y que la cámara oculta no es tal. El objetivo sería implicar a algún militante de Quebracho y sacarle de encima la acusación a todos salvo a Casetti, que ya está muy comprometido. “Casetti mira a la cámara. Es burdo. Se ve que sabe que lo están filmando. ¿Para qué le sirve a él? Para buscar la inimputabilidad por loco y que lo manden a un psiquiátrico”, argumenta un viejo investigador.

El abogado Montone, que presentó el video en el expediente, afirmó -en diálogo con este diario– que “más allá del video, el punto clave es el siguiente: Casetti entró a la guardia después de la masacre. No bien volvió a la calle, se comunicó tres veces, 7.32; 7.34 y 7.37 con los dos sujetos mencionados como cómplices. Uno de ellos, además, resultó herido en el ataque. Y eso se puede probar fácilmente. Por otra parte, en la escena del triple crimen quedó sangre. El ADN no coincide con ninguno de los detenidos. Nosotros reclamamos que se avance en la investigación de esta pista. Y los familiares de los tres policías asesinados exigen lo mismo”.

El fiscal Romero y el juez César Melazo recibieron el video hace más de un mes. Por ahora, no parecen estar muy convencidos. Romero está muy seguro de que el móvil fue el robo de drogas, pero no faltan quienes afirman que el crimen de los tres policías fue un hecho inédito y su brutalidad inexplicable, por lo que no puede ser una coincidencia que se haya producido a nueve días de una elección presidencial.

Compartir: 

Twitter
 

El ex policía Marcos Casetti confiesa haber participado del triple crimen de la planta transmisora.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.