EL PAíS › ALFONSíN DICE QUE CONDUCIRá EL BLOQUE RADICAL, AGUAD TAMBIéN

El juego que más les gusta

La interna por la designación del titular de la bancada en la Cámara de Diputados divide al radicalismo. Ricardo Alfonsín asegura tener los votos, mientras que Oscar Aguad incluye a su favor a los cobistas y da por hecha su continuidad.

 Por Sebastian Abrevaya

La pelea por la conducción del bloque de diputados radical está por explotar. De un lado y del otro juran que tienen los votos para quedarse con la jefatura de la bancada, que a partir de diciembre sería la más numerosa de la Cámara, después de la kirchnerista. El cordobés Oscar Aguad –respaldado por Julio Cobos– dice que cuenta con 21 apoyos para su reelección, mientras que Ricardo Alfonsín –acodado en la orgánica radical que maneja Gerardo Morales– reunió a 18 legisladores en un encuentro que realizó en su departamento el martes pasado. Todo el proceso de reunificación del partido quedó empantanado en esta disputa, en donde se discute quiénes son los legisladores con derecho a votar. A pesar de estar en bloques separados, los cobistas de ConFe y los catamarqueños del Frente Cívico insisten en que pueden elegir autoridades de la UCR. Del otro lado, los radicales orgánicos sostienen que ellos deberán reincorporarse después de la elección. Si finalmente votan los 34 radicales “puros”, el bloque quedaría en manos de Alfonsín.

El despacho del vicepresidente fue uno de los escenarios de las negociaciones: primero se reunió con Alfonsín, después con Aguad y finalmente con su tropa más cercana, Mario Meoni y Laura Montero. Allí confirmó que sus diputados del ConFe se reincorporarán a partir de diciembre, descartando que participen de la elección, estimada para fines de esta semana o principios de la próxima. Sin embargo, hasta anoche en el sector de Aguad seguían haciendo sus cálculos sobre la base de los votos de ConFe y del Frente Cívico catamarqueño.

“Nosotros nos sentimos parte integrante, si hay un condicionamiento vamos a defender nuestro derecho a votar en el bloque”, le dijo a Página/12 el titular del bloque del Frente Cívico, Genaro Collantes, que respalda a Aguad. Los catamarqueños argumentan que desde siempre el Frente Cívico formó parte de la UCR y que incluso colocó a un presidente de bloque. Lo que no aclaran es que nunca habían conformado un bloque propio como el que crearon desde su alianza con el kirchnerismo. De todas maneras, en el sector de Alfonsín aseguran que cerca del gobernador Eduardo Brizuela del Moral les dicen que no votarán.

Aunque dicen que cuentan con la mayoría necesaria para imponerse, el intendente de Junín, Mario Meoni, fue el encargado de proponer una salida decorosa: que Aguad siga un año más y después asuma Alfonsín. “Eso es lo que hacíamos cuando militábamos en la Franja Morada, es un mamarracho”, sentenció uno de los operadores más importantes del hijo del ex presidente, quien advirtió que Cobos está “metiéndose en contra de Ricardo”. Esa propuesta del cobismo se contradice con los números que expone Aguad.

Lo cierto es que a partir de diciembre el bloque radical –es decir que reúne a quienes ingresaron por la lista 3– tendrá 34 diputados. A ellos deben agregársele los cuatro hombres de Cobos y los dos radicales K, Norberto Erro y Gustavo Serebrinsky, que están con ganas de volver al redil. Después de la reunificación que incluiría a legisladores de frentes provinciales alcanzarían un total de 44 legisladores, y si finalmente se conforma el interbloque del Acuerdo Cívico y Social junto con los socialistas y la Coalición Cívica, podrían llegar a los 80.

Esta dura pelea volvió a tensar la relación del vicepresidente con la estructura radical, incluso más que la disputa por la conducción del partido, que quedaría en manos del senador mendocino Ernesto Sanz. En este contexto, la noticia de que hace unas semanas Cobos se juntó en secreto con el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, cayó pésimo entre sus correligionarios, que no dejan de encontrar motivos para desconfiar del vicepresidente.

La relación entre Cobos y Aguad surgió a partir de que el cordobés se diera vuelta y rechazara aliarse con Luis Juez en las elecciones legislativas de junio. Eso fue un duro golpe contra las aspiraciones de Gerardo Morales y Mario Negri, quienes impulsaban la conformación del Acuerdo Cívico y Social en Córdoba. Finalmente, Aguad salió primero y se posicionó como candidato a gobernador en 2011. Pero “el milico”, como lo llaman sus detractores, considera que para ello necesita mantener su protagonismo con el Congreso.

De creciente popularidad, Ricardito fue ganándose un lugar entre los diputados enojados con la política de Aguad, ya que muchos de ellos le cuestionan su reiterada afinidad con el titular del bloque de PRO, Federico Pinedo. A diferencia del cordobés, que le garantiza a Cobos una influencia mayor en las decisiones del bloque, Alfonsín mantiene una buena relación con la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió.

Compartir: 

Twitter
 

El cordobés Oscar Aguad y el bonaerense Ricardo Alfonsín disputan la conducción del bloque radical.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.