DEPORTES › TOYOTA DEJA LA FóRMULA 1

Japoneses en fuga

 Por Pablo Vignone

Espantados por los coletazos de la crisis económica cuyos efectos todavía sienten, los japoneses abandonan en masa la Fórmula 1. El mayor fabricante de automóviles del mundo, Toyota, anunció su retiro de la categoría con efecto inmediato días después de que los productores de neumáticos de la F-1, Bridgestone, anunciaran que dejarán de proveer cubiertas a partir de 2010. La salida de Toyota, el equipo que más dinero gastó desde su debut en 2002 sin haber podido ganar uno solo de los 139 Grand Prix que disputó, supone la tercera salida de un gran constructor en el último año, después del retiro de Honda, en diciembre de 2009, y el de BMW, anunciado en julio. De los ocho grandes constructores que la F-1 tenía en 2004, un lustro atrás, queda menos de la mitad.

“Toyota decidió retirarse por completo de la F-1”, explicó el presidente del grupo, Akio Toyoda (foto), aludiendo a las “difíciles condiciones económicas”. En su último balance, publicado en marzo, la casa japonesa anunció pérdidas por primera vez en su historia y sus previsiones también sugieren pérdidas para este año; redujo la actividad de sus fábricas, limitó el número de contratados y conminó al equipo de F-1, radicado en Colonia (Alemania) y dirigido por el inglés John Howett, a ganar una carrera, la primera para la marca, en el Mundial 2009, lo que no sucedió: los mejores resultados del año para Toyota fueron los segundos puestos del alemán Timo Glock en el GP de Singapur y del italiano Jarno Trulli en el GP de Japón, disputado en Suzuka, la pista propiedad de Honda. En ocho temporadas completas sólo consiguió trece podios.

El grupo japonés dijo que haría “todo lo posible para encontrar una solución” para los empleados del equipo que se quedarán temporariamente sin empleo, aunque añadió que aún no ha tomado ninguna decisión sobre la posibilidad de vender la escudería. En el 2008, cuando Honda decidió dejar la F-1, terminó vendiendo su equipo a su director técnico Ross Brawn. Equipados con motores Mercedes Benz, los autos de Brawn que habían sido diseñados con el dinero de Honda ganaron los Mundiales de Pilotos y de Constructores del 2009.

¿Es sólo la crisis económica lo que impulsa a los japoneses a salir de la Fórmula 1? Pese a la prédica constante, los costos en la categoría no han disminuido como se pensaba, pero también es cierto que la imagen de dispendio ya dejó de ser una poderosa herramienta de marketing en la época en que los consumidores no gastan tanto dinero y pretenden de los fabricantes de autos que también gasten menos. De hecho, cuando anunció su salida de la F-1 en julio, BMW la justificó citando razones ambientales: el automóvil ecológico del futuro, señaló, no concuerda con la imagen de consumo que destila la Fórmula 1.

Renault llamó ayer a una reunión extraordinaria para discutir su futuro como equipo en la F-1 y hoy podría producirse otra novedad sorprendente.

En los últimos cinco años dejaron la categoría grandes fabricantes como Ford (que sostenía al equipo Jaguar), Honda, BMW y ahora Toyota. Los 650 empleados de la firma quedaron presos de la angustia. Uno de ellos, al menos, ya despejó la incertidumbre, aunque con un enorme grado de frustración. Kamui Kobayashi, el tercer piloto del equipo, que el domingo fuera sexto en el Grand Prix de Abu Dhabi, cierre del Mundial 2009, ya anunció que no tiene dinero para seguir corriendo en otras categorías y que volverá a trabajar al restaurante de su padre, en Tokio, haciendo sushi...

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.