SOCIEDAD › CONDENARON A PERPETUA A LOS DOS HOMBRES QUE ASESINARON A UN INGENIERO EN BECCAR

Excarcelaciones bajo la lupa

Los dos homicidas debían estar presos cuando cometieron el crimen, pero habían sido excarcelados. El tribunal pidió que se investigue si uno de los acusados le pagó a un funcionario judicial para salir en libertad.

Dos hombres fueron condenados a prisión perpetua por el asesinato del ingeniero Carlos Regis durante un asalto ocurrido en la localidad bonaerense de Beccar en 2008. Los jueces, por unanimidad, aplicaron la pena, pero al mismo tiempo solicitaron que se investigue una denuncia que se hizo en el juicio, en el sentido de que uno de los acusados habría pagado diez mil pesos a un funcionario judicial para obtener el beneficio de la excarcelación. Sal Lari ya afronta un juicio político por supuesto mal desempeño en sus funciones. La hija del ingeniero, Carla Regis, quien resultó herida en el mismo hecho, puntualizó que los dos condenados, Sebastián Ernesto Bordón y Julio Omar López, “tendrían que haber estado detenidos al momento del crimen”, en una causa por portación de armas abierta poco antes del hecho en que murió su padre. “A uno lo liberó el juez (Esteban) Ro-ssignoli y al otro el juez (Rafael) Sal Lari. En estos momentos, estamos en la etapa de presentación de pruebas para el juicio político de los dos”, sostuvo Carla Regis.

López y Bordón fueron condenados a perpetua por el Tribunal Oral 2 de San Isidro, que tuvo en cuenta el homicidio de Regis, pero también la tentativa de homicidio de la hija del ingeniero, que sufrió heridas en el mismo hecho, el delito de robo calificado y la tenencia de armas de guerra. “Se van a pudrir en la cárcel”, gritó Carla Regis luego de escuchar la sentencia. Sólo López estuvo presente durante la lectura del fallo, ya que no bien comenzó la audiencia, Bordón, su compañero de causa, pidió retirarse a una sala contigua.

La audiencia fue presenciada por el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, Juan Carlos Blumberg y otros familiares de víctimas de hechos delictivos, como Eugenio Schenone, padre de Marcos, asesinado en 2003; Sofía Mata, viuda del comerciante Ernesto Mata, y Marta Barberis, viuda del policía Aldo Garrido.

Los jueces Lino Mirabelli, Clarisa Moris y Mario Alberto Kohan avalaron la hipótesis de los fiscales de San Isidro Diego Callegari, Patricio Ferrari y Eduardo Rodríguez y dieron por acreditado que Bordón y López fueron los dos delincuentes que cometieron el crimen. En las primeras audiencias del juicio, ambos fueron reconocidos por la viuda de Regis, la hija baleada y por otro de los hijos del ingeniero.

El caso tuvo mucha repercusión no sólo por el homicidio, sino también porque luego se determinó que ambos imputados debían haber estado presos al momento del crimen por una causa de portación de armas abierta el 25 de enero de 2008 en jurisdicción de la comisaría décima de Martínez. Ambos fueron sorprendidos cerca de un auto donde se les secuestraron dos pistolas con mira láser y balas de punta hueca.

López fue excarcelado por el juez de Garantías de San Isidro Esteban Rossignoli, mientras que Bordón logró escapar de la policía y recién se entregó en marzo de 2008. Cinco días más tarde, fue excarcelado por el juez Sal Lari, pese a que estuvo dos meses prófugo y a sus antecedentes. Estaba en libertad condicional por una condena por robo calificado. Sobre este punto, el tribunal ordenó ayer la formación de una nueva causa para que se investigue si Bordón pagó 10.000 pesos por esa excarcelación.

Es que antes de escuchar la sentencia, Bordón pidió declarar y aseguró que cuando él se entregó a la Justicia, su abogado le dijo que consiguiera 10.000 pesos para pagarles “a los fiscales” y que así lograría la misma excarcelación de que gozaba López. Si bien Bordón comentó que el supuesto pago era para los fiscales de instrucción, Jorge Ariel Apolo y Diego Grau, fuentes judiciales aclararon que el único que tenía potestad para otorgar una excarcelación era el juez de Garantías, que era Sal Lari.

“La muerte de nuestro papá sirvió para que haya dos salvajes menos en la calle. Pero por otro lado, uno como familia con esto no gana nada, perdió todo hace un año y medio”, dijo Alejandro Regis tras la lectura del fallo. Carla Regis, por su parte, admitió que la prisión perpetua “era lo que queríamos y nos da tranquilidad”. Sobre el juicio, Carla aseguró que revivir lo ocurrido “fue horrible. Sentí mucha impotencia, mucha violencia y mucha basura. Es algo que nunca se termina, se terminó una parte y ahora seguimos con otra porque hay muchas cosas que se declararon y ahora se van a investigar”. Regis, ingeniero químico dueño de la empresa Acril SRL, fue asesinado el 17 de julio de 2008 dentro de su casa de Rodó 1810 de Beccar, donde residía junto a su esposa y sus cuatro hijos.

Compartir: 

Twitter
 

Julio Omar López, uno de los condenados, fue el único que escuchó la sentencia en la sala.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.