SOCIEDAD › LA MUJER MUERTA EN LAS HERAS IBA A PASAR EL VIDEO COMPROMETEDOR DE SU AMIGA EN LA BODA

Una sorpresa en la pantalla gigante

Una amiga de ambas mujeres aseguró que Carola Bruzzoni tenía pensado pasar el video comprometedor de Silvia Luna durante el casamiento, ante los invitados y en pantalla gigante. Hoy la agresora, que sigue presa, será indagada de nuevo.

A dos semanas del asesinato de Carola Bruzzoni, quien falleció nueve días después de recibir un rotundo mazazo en la cabeza propinado por su compañera de trabajo, Silvia Luna, el testimonio de una colega de ambas agregó más detalles escabrosos al caso. “Los rumores dentro del bar eran que Carola iba a concurrir al casamiento de Luna vestida de negro y que le iba a mostrar a los 200 invitados el video en pantalla gigante”, dijo ayer Carolina Casco, quien también trabajaba en el restaurante Matute, en referencia al video que supuestamente muestra a Luna en una situación comprometida con otro hombre. Casco dijo que habló horas antes del desgraciado final con la agresora y llamó al celular de Bruzzoni para advertirle que iba a ser atacada. “Y yo iba a empezar a contarle y se cortó la comunicación. En ese momento, Silvia Luna la agarró desprevenida y le pegó con la maza en la cabeza”, aseguró.

El fiscal de Mercedes a cargo de la causa, Guillermo Massaroni, quien hoy indagará nuevamente a Silvia Luna, ya le había tomado declaración a Casco y otros empleados del restaurante, pero esta mujer no le había contado estos detalles, por lo que podría ser citada nuevamente. El ataque, ocurrido el 18 de abril en la localidad bonaerense de General Las Heras, fue caratulado como “homicidio simple” tras la muerte de Bruzzoni, aunque la estrategia de la defensa es buscar atenuantes, alegando que fue preternintencional, es decir, que quiso hacerle daño pero no matarla. El homicidio simple tiene penas de 8 a 25 años; el preterintencional, de 1 a 6.

“Me enteré de que me quería arruinar el matrimonio con el video, le fui a pedir explicaciones y terminó todo mal. Nos peleamos y agarré la maza para defenderme y sacármela de encima. No la quise lastimar de esa manera”, le dijo Luna al fiscal Massaroni. La versión de Casco contradice esta declaración, al igual que la autopsia. Esta camarera conoció a ambas y relató que la relación entre Bruzzoni y Luna, quienes trabajaban juntas desde hacía cuatro años, era bastante conflictiva.

“No sé si tenían una amistad o no, porque había días que peleaban y días que estaban bien y salían a comer juntas. Carola estuvo invitada al casamiento, que era para unos 200 invitados”, relató Casco. Luego, aseguró que sabía de la existencia del video de Luna con un hombre que no era su novio, aunque nadie lo había visto. “No es que Carola le decía (a Silvia) que le iba a arruinar el casamiento, sino que decía al aire que le iba a cagar el casamiento por el video, que se lo iba a mostrar al futuro marido”, dijo Casco, como si se tratara de una broma.

Sin embargo, cuando Silvia se enteró de que Carola decía que iba a mostrar el video, faltando una semana para el casamiento, comenzó a desesperarse. Así lo recordó Casco: “El sábado a la mañana vino Luna a mi casa y me gritaba llorando para que le abriera la puerta porque se sentía muy mal. Yo la hice pasar y la senté en una silla en el comedor y ella gritaba ‘¡Me arruinaron el casamiento, me arruinaron a mi familia! No sé qué hacer’. Ahí me empezó a contar el tema del video y que Carola no tenía códigos, que hasta un chorro tiene códigos. Yo intenté convencerla de que Carola quizá no tenía nada que ver, que un día antes le habían robado la memoria del celular (a Carola) y que no tenía argumentos para decir que ella tenía ese video”.

Según la versión de Casco, en ese momento Luna le dijo que iba a ir a hablar con José Prado, dueño del restaurante Matute, para decirle que no iba a trabajar y que si seguía trabajando con Carola “la iba a matar”. Mientras Luna se subía a la moto para ir al bar, Casco fue hasta su habitación para llamar a Bruzzoni y alertarla. “Cuando Carola me preguntó qué me había dicho Silvia, yo iba a empezar a contarle y se cortó la comunicación”, recordó la mujer, quien aseguró que no pudieron conversar más porque en ese momento Luna le dio un mazazo a Bruzzoni. “Nunca hubo discusión, la agarró de espaldas”, afirmó.

El ataque ocurrió en la cocina del bar Matute y la víctima, dolorida, prefirió ir a su casa, negándose a la oferta de su jefe y otros compañeros para llevarla de inmediato al hospital de Las Heras. Ahora, el restaurante especializado en mariscos y comidas criollas, donde según Prado, su propietario, Casco hacía horas extras, se convirtió en un lugar maldito. “No viene nadie a comer, se vino abajo el negocio, me estoy arruinando”, contó anoche a este diario Prado, que sigue sorprendido por el hecho. “Seguramente se ocultaban muchas cosas entre ellas”, dijo el jefe.

Compartir: 

Twitter
 

El entierro de Carola Bruzzoni, cuya muerte agravó la situación judicial de su agresora, Silvia Luna.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.