SOCIEDAD › DENUNCIAN LA MUERTE DE CAMIONEROS POR INTOXICACIóN CON PESTICIDAS

Fumigaciones de alto riesgo

La Federación de Transportadores Rurales, que nuclea a los camioneros que transportan soja hacia los puertos, denunció que un trabajador falleció, presuntamente, por efecto del uso de un pesticida en la carga de granos. Habría otros casos.

Un camionero que transportaba soja murió anteayer, y una cantidad no precisada de estos trabajadores habría fallecido en los últimos años por intoxicación con pesticidas, según denuncias de la Federación de Transportadores Rurales Argentinos y de entidades ambientalistas. Las muertes se habrían producido porque, para abaratar costos, en vez de bajar la carga para fumigarla, se aplica el tóxico en el interior del camión. La Federación responsabiliza a las firmas exportadoras, entre ellas Cargill, Louis Dreyfus, Bunge & Born, ADM, Nidera, Toepfer y Terminal 6. El representante de una entidad ambientalista agregó que el procedimiento de echar el tóxico adentro del camión es de uso generalizado en puertos de exportación, incluso en Quequén y Bahía Blanca.

Tal como informó ayer Rosario/12, el camionero Víctor Hugo Gaite, de 49 años, fue encontrado muerto en el vehículo que conducía, en la playa de la empresa Nidera del Puerto General San Martín, situado a 28 kilómetros de Rosario, cerca de la localidad de San Lorenzo. Otro conductor falleció en similares circunstancias, y en el mismo puerto, el 30 de abril.

Según Ovidio Rodríguez, presidente de la FTR –Federación de Transportadores Rurales Argentinos, que nuclea a dueños de camiones–, “esta y otras muertes de camioneros, que transportaban soja a los puertos, son causadas por los efectos del fosfuro de aluminio con el que se fumiga la soja directamente en los camiones”.

Según Rodríguez, la situación se plantea “cuando los camiones van a los puertos privados donde embarcan las grandes exportadoras de soja como Cargill, Louis Dreyfus, Bunge & Born, Nidera, ADM, Toepfer y Terminal 6, que pertenece a Aceitera General Deheza”.

En el puerto “hay personal que efectúa el calado de la carga: en caso de que encuentren gorgojo, carcoma u otros insectos, el camión debe retirarse del puerto. Interviene entonces una empresa privada llamada Fucas, que fumiga el interior del camión con pastillas de fosfuro de aluminio. Este procedimiento deja el camión contaminado”, contó el titular de la FTR.

El procedimiento correcto, según Rodríguez, sería “descargar el camión, fumigarlo en la cinta transportadora o en los silos y recién a las 48 horas volver a cargarlo. Pero tendría mayores costos para esas empresas, ya que el camión cobra 53 centavos la tonelada por hora de estadía, lo cual hace unos 700 pesos por día”.

El dirigente de los transportistas rurales agregó que “esto no sólo pasa en los puertos: muchos grandes productores santafesinos también fumigan directamente en los camiones”; y anticipó que “la semana que viene interpondremos un recurso de amparo para que no se fumigue más en los camiones hasta que se investiguen a fondo las consecuencias de este procedimiento”.

El antecedente más inmediato de la muerte de Gaite sería el de “un camionero que, el jueves de la semana pasada, se intoxicó en la planta de Cargill, en la localidad de Los Quirquinchos: él se salvó y está bien, pero, el año pasado, en Bunge & Born, puerto de General Lagos, fallecieron cuatro camioneros, que se habían ido a dormir en sus cuchetas y no despertaron. Las muertes fueron atribuidas a ‘paro cardiorrespiratorio’ sin mayor investigación”, relató Ovidio Rodríguez.

Daniel Romano, de la Asamblea Permanente por la Vida –formada por vecinos de San Lorenzo–, explicó que “el fosfuro de aluminio, cuyo nombre comercial más conocido es Phostoxin, al ponerse en contacto con el aire emite un gas venenoso, que mata insectos y afecta la vida en general. Se lo usa habitualmente en el interior de camiones en la zona, pero las .empresas obligan a que se lo aplique fuera de sus predios para no asumir la responsabilidad”.

Carlos Manessi, de la entidad ambientalista santafesina CeProNat (Centro de Protección a la Naturaleza), advirtió que “el uso de fosfuro de aluminio en el interior de camiones es una práctica habitual, que tiene lugar en todos los puertos de exportación de la Argentina: ha habido denuncias en Bahía Blanca, en Quequén. Ahora el tema se hace público en el Gran Rosario, desde donde sale la mayor parte de la exportación de soja del país. El 60 por ciento de la cosecha argentina sale por los puertos de San Martín, San Lorenzo, Granadero Baigorria, Villa Gobernador Gálvez, Villa Constitución y Arroyo Seco”.

El martes, en un operativo de control efectuado por el municipio de San Lorenzo, se detectó a una camioneta de la empresa Fucas y se constató que el personal había colocado pastillas en cuatro camiones de granos que se dirigían a la empresa Toepfer, de Puerto General San Martín.

Compartir: 

Twitter
 

La fumigación se hace sin descargar el grano, lo que deja al camión contaminado.
Imagen: Alejandro Elías
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.