SOCIEDAD › LA INVESTIGACIóN DE LOS CRíMENES DE DOS JóVENES EN BARILOCHE

Jefes policiales bajo la lupa

El juez que investiga el homicidio de dos adolescentes, en junio último, identificó ya a numerosos efectivos que estuvieron en la zona del crimen e intenta determinar quiénes dieron las órdenes de disparar. Una pericia clave está demorada.

 Por Carlos Rodríguez

A pesar de algunas dificultades contables que demoran la realización de una pericia importante para la causa, continúa avanzando la investigación por el asesinato de Nicolás Carrasco, de 16 años, y de Sergio Cárdenas, de 29, muertos en Bariloche el 17 de junio pasado, durante la protesta que siguió al crimen –a manos del policía Sergio Colombil, ya detenido– del joven Sergio Bonnefoi, de 15 años. En relación con las muertes de Carrasco y Cárdenas, se ha reunido material fotográfico y fílmico mediante el cual se pudo identificar a muchos de los policías y de los civiles que se encontraban cerca de los lugares donde ambos fueron heridos con perdigones de plomo, en la franja horaria en la que ocurrieron los dos hechos. Tanto los policías individualizados –posibles sospechosos– como los civiles identificados están siendo llamados a testimoniar ante el juez de la causa, Martín Lozada. Según comentaron a Página/12 fuentes allegadas al caso, se considera “muy complicado” poder identificar fehacientemente a los autores materiales de los dos asesinatos, pero sí es posible determinar quiénes fueron los jefes policiales que dieron las órdenes de reprimir –o que omitieron hacerlo–, quienes podrían ser imputados como autores intelectuales de los hechos. El lunes, al cumplirse cuatro meses de los crímenes, familiares y amigos de las víctimas marcharon por la ciudad en reclamo de justicia.

La pericia demorada es la que tiene que realizar un equipo técnico interdisciplinario encabezado por el doctor Guillermo Pregliasco, del Instituto Balseiro de Bariloche. El trabajo –una pericia de sonido, física y balística– es similar al que se hizo, en su momento, para tratar de determinar cuál fue el proyectil policial que mató a Teresa Rodríguez, en el año 1997, durante la pueblada ocurrida ese año en la ciudad de Cutral-Có, en la provincia de Neuquén.

La pericia no se hizo todavía por cuestiones burocráticas, dado que la Contaduría del Poder Judicial de Río Negro no puso a disposición del juzgado los fondos necesarios. Del trabajo tienen que participar médicos forenses, físicos del Balseiro y dos expertos en balística de Gendarmería. De esta manera, como en el caso de Teresa Rodríguez, se podría llegar a determinar, por el sonido y otros datos técnicos, desde dónde partieron los disparos que asesinaron tanto a Cárdenas como a Carrasco.

En la investigación de los dos crímenes, según pudo saberse, se está analizando toda la documentación legal que rige el funcionamiento de la policía de Río Negro, incluyendo la Ley Orgánica de la fuerza. De esta forma se busca establecer la responsabilidad que les caben a los jefes, de acuerdo con la cadena de mandos. Se quiere determinar qué intervención le cupo a cada uno de ellos, su ubicación temporal y geográfica al momento de ocurridos los dos crímenes y las órdenes que dieron –u omitieron dar– a los efectivos bajo su mando.

Los cargos contra los jefes podrían ir desde la comisión del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público hasta adjudicarles responsabilidad ideológica en los dos homicidios y en los 14 casos denunciados de personas heridas de bala durante la represión ocurrida el 17 de junio. Algunos de los heridos todavía tienen en el cuerpo los perdigones –de plomo o de goma– que recibieron.

Al comienzo se dijo que fueron al menos cien los policías que participaron de la represión. Ahora, luego del chequeo de imágenes –se analizaron más de mil documentos fílmicos o fotográficos–, ese número fue acotado a los que estuvieron a las 16.30 en la esquina de Onelli y Osés, donde cayó Carrasco, y a las 18.30 en Onelli y Sobral, donde murió Cárdenas. Algunos policías no pudieron ser identificados plenamente porque tenían el rostro cubierto. Se constató la presencia de policías de civil.

Se sabe que participaron agentes de la comisaría segunda, de las seccionales 27 y 28, de la comisaría de Melipal, de los destacamentos de Tránsito y de Ganadería, de la Brigada de Operaciones, Rescate y Antitumulto (BORA), de la Brigada de Investigaciones y de la Unidad Regional Tercera. Se tiene una estimación, incluso, de la cantidad de munición de plomo disponible el día de los hechos.

Compartir: 

Twitter
 

Allegados a las víctimas hicieron una marcha a cuatro meses del crimen.
Imagen: Alejandra Bartoliche
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.