SOCIEDAD › UN LLAMADO PARA SER VISIBLES

Un censo igualitario

 Por Mariana Carbajal

Por primera vez en la historia argentina, el Censo Nacional permitirá registrar la cantidad de grupos familiares de lesbianas, gays, bisexuales y trans. Antes, si el jefe o jefa de hogar daba cuenta de que su cónyuge o pareja era del mismo sexo, ese dato se consideraba como “error” y se descartaba. Por esa razón, desde la Federación Argentina LGTB y otras organizaciones de diversidad sexual lanzaron un llamado para que las personas LGTB, que viven en familia, visibilicen sus vínculos de parejas y con sus hijos, si los tienen. “Estos datos le permitirán al Estado argentino y a las organizaciones de la sociedad civil planificar y llevar adelante políticas públicas que contemplen a nuestra comunidad”, destacó a Página/12 Gabriela Bacin, de Lesmadres, un grupo integrado por familias de lesbianas madres. Bacin explicó que las personas trans (travestis, transexuales y transgénero) serán censadas respetando su nombre y género: deben indicar el sexo que deseen sin importar la información que figure en el DNI.

Desde la Federación, su presidente, Esteban Paulón, contó que la entidad editó un material para trabajar en sensibilización de las y los censistas para que estén preparados para relevar la diversidad sexual. “Ese material se ha distribuido a todas las direcciones de Estadística y se ha trabajado hacia el interior de los equipos de censistas”, contó Paulón. El activista advirtió que seguramente el resultado del censo no refleje la realidad de las familias LGTB existentes, “dado que pese a los logros obtenidos este año, como la ley de matrimonio igualitario, sigue siendo fuerte la discriminación e invisibilidad de las personas LGTB, lo que probablemente arroje un subregistro en relación a la cantidad de grupos familiares de lesbianas, gays, bisexuales y trans”. Desde la Federación celebraron que en este censo se tengan en cuenta las personas y familias de la diversidad sexual. No obstante, aclararon que no comparten el criterio de plantear que exista un “jefe” o “jefa” de familia. “Esa idea piensa las familias como espacios con relaciones no equitativas”, objetó Paulón.

Desde las organizaciones Lesmadres y 100% Diversidad difundieron aspectos clave para personas LGTB a la hora de atender al censista:

n El censo registrará parejas que componen un grupo familiar y sus hijos e hijas. Sin embargo, el cuestionario no incluye ninguna pregunta sobre la orientación sexual, ya que esa no es la función de ningún censo poblacional.

n Los datos del censo son confidenciales y anónimos.

n Una personas adulta deberá responder a las preguntas en calidad de “jefe” o “jefa” de hogar. Es una elección de las personas que conforman la vivienda.

n El censo no registra apellidos. Sólo nombres. Los censistas siempre relevan la información que les provee el/la jefe/a del hogar. No puede solicitar ningún documento para constatar esa información.

n El censo no diferencia entre los vínculos que están legalmente constituidos de los que no. Es decir, no es relevante para el censo si las parejas están casadas o no ni si los hijos están legalmente reconocidos por ambas madres o padres.

n La pregunta 1 de la sección “Población” indaga sobre el vínculo que une a las personas que conviven en ese hogar con el/la jefe/a de hogar. Allí las parejas de hecho o los matrimonios igualitarios serán registrados como tales.

n Las personas trans serán registradas respetando su nombre y género. También pueden indicar sexo femenino o masculino según su expresión de género.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared