SOCIEDAD › PERICIAS EN EL CASO DE ERICA SORIANO

La sangre es de una mujer

Los rastros de sangre que habían sido hallados cerca de la chimenea, en la casa donde Daniel Lagostena vivía con su novia Erica Soriano –la joven que estaba embarazada y que desapareció hace casi tres meses– pertenece a una mujer. El resultado parcial de la pericia fue dado a conocer por el abogado de la familia de Erica, que ahora espera saber si el ADN de la sangre se corresponde con el de la chica.

El examen se realizó sobre unas gotas de sangre que no se veían a simple vista, pero fueron detectadas mediante la aplicación de luminol, durante un allanamiento a la vivienda ubicada en pasaje Coronel Santiago 1433, de Lanús, donde vive Daniel Lagostena, quien era la pareja de Erica. Las manchas aparecieron en el piso de cerámica blanca del living, a un metro de distancia del hogar de la casa.

Tras un análisis genético se pudo determinar que esas gotas de sangre pertenecen a una mujer, aunque la muestra se sigue trabajando para tratar de establecer un perfil de ADN y determinar si es de Erica.

El abogado Ariel Urssino informó que “la sangre estaba muy lavada y por eso no se pudo hasta el momento obtener un perfil genético completo, aunque se sigue trabajando para obtener más indicadores de ADN”. El letrado recordó que “estas gotas de sangre estaban en un lugar muy extraño, cerca de la chimenea donde Lagostena dijo que había estado quemando unas tablas la noche de la desaparición de Erica”.

“Las muestras fueron obtenidas cuando Lagostena desapareció y se fue a Misiones y la fiscal Lorena González, que estaba a cargo de la investigación de su paradero, decidió allanar la casa y hacer la prueba con luminol”, explicó el abogado. En esa oportunidad también se encontró sangre en el colchón de la cama de la pareja, pero esas manchas hemáticas también estaban muy lavadas y no fue posible hasta el momento obtener ningún indicador genético.

“El resultado de que se trata de sangre humana y de una mujer es sólo un indicio más que, sumado a otras medidas de prueba que se realizarán en los próximos días, pueden llegar a habilitarnos para hacer algún tipo de planteo en la causa”, comentó Urssino, sin dar precisiones.

Ayer a las 19, familiares y amigos de Erica realizaron una nueva marcha en Avenida de Mayo y Lamadrid, de Villa Adelina, partido de San Isidro, para reclamar la aparición de la joven. Para la familia de Erica, Lagostena es el principal sospechoso de la desaparición de la joven, una hipótesis que comparten con el fiscal de Lomas de Zamora Gerardo Loureyro. Erica Soriano, de 30 años, embarazada de dos meses y medio, desa-pareció el 21 de agosto pasado después de una discusión con Lagostena en la casa que ambos compartían en Lanús. La chica tenía previsto ir a visitar a su madre a la localidad de Villa Adelina, en el norte del conurbano, pero nunca llegó. Para dar con su paradero se realizaron varias marchas y se difundió su foto en todo el país, pero hasta el momento no hay pistas firmes.

Lagostena, de 50 años –quien trabaja en una empresa de pompas fúnebres, propiedad de su familia–, explicó en su momento a la policía que su pareja había salido enojada de la casa que compartían tras discutir fuertemente. Días después la policía buscó a la joven en un campo de Saladillo donde la pareja solía ir a pasar los fines de semana largos, pero no encontró rastros. Posteriormente los investigadores allanaron la casa de Lagostena y hallaron “huesos humanos” que habrían sido parte de un esqueleto utilizado por estudiantes, explicaron los informantes.

Al no tener ninguna novedad sobre el paradero de la joven, a fines de septiembre, el gobierno bonaerense ofreció una recompensa de entre 20 mil y 70 mil pesos por datos fehacientes que permitan dar con el paradero de Erica.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared