SOCIEDAD › CONFIRMARON QUE SON MáS DE TRES MILLONES Y NO 1,5 LO ROBADO EN EL BANCO DE DIAGONAL NORTE

El robo al Galicia se cotiza al doble

Los investigadores creen que hubo un entregador en el banco: los ladrones tenían una llave de la puerta de blíndex. También piensan que actuaron ex policías. Las cámaras del banco filmaron seis rostros que son “perfectamente identificables”.

 Por Carlos Rodríguez

En el mundo del hampa sigue subiendo la cotización del robo a la sucursal del Banco de Galicia de Diagonal Norte al 800, en pleno centro porteño, tanto por la audacia del golpe como por el monto del botín. Al principio se había hablado de una suma de 500 mil pesos que subió, el mismo día del atraco, a un millón y luego a un millón y medio de pesos. Ayer, tras el recuento final, las autoridades de la entidad crediticia reconocieron que se llevaron más de tres millones de pesos en diez minutos, lo que equivale a un jornal de 300 mil pesos por cada minuto de “trabajo”. Ayer también se confirmó –así lo creen los investigadores policiales– que formaron parte de una maniobra distractiva los tres hechos que se produjeron minutos antes del comienzo del robo al banco: el incendio de un Volkswagen Gol (que ahora se sabe que era robado), la falsa alarma de bomba en un local de McDonald’s y la molotov que estalló en un cajero automático del Banco Supervielle. El único avance hacia la identificación de los ladrones fue la noticia de que los seis que entraron en el banco fueron filmados y sus rostros son “perfectamente identificables”. Se cree que al menos otras cuatro personas participaron como “apoyo” en el asalto tipo comando. Se sospecha de alguna complicidad “interna” en el banco.

“Se hicieron pericias en el auto que se prendió fuego (en Tucumán y 9 de Julio, frente al Teatro Colón) y resultó ser que el rodado era robado y tenía pedido de captura. Es mucha casualidad que ese episodio coincidiera con la amenaza de bomba y con el estallido en el cajero. Ahora se están realizando pericias y se están siguiendo las secuencias grabadas por las cámaras de seguridad públicas y de las empresas cercanas a los cuatro lugares que se creen que están interrelacionados”, explicó a Página/12 una fuente de la investigación. Como se dijo, el auto se prendió fuego en Tucumán al 1100, el McDonald’s amenazado está ubicado en Córdoba al 1300 y la sucursal del Supervielle en Lavalle al 1600.

Los tres lugares rodean la sede de la comisaría 3ª, ubicada en Tucumán 1560, con jurisdicción en la zona comprendida por las calles Córdoba, Esmeralda, Rivadavia y Montevideo. Todos los sitios involucrados, incluyendo la sucursal del Galicia, están dentro de esa jurisdicción. Una fuente policial confirmó que la 3ª fue la primera que intervino, pero aclaró que una vez sucedido el robo también se acercaron a Diagonal Norte 865, donde está el banco, patrulleros de la seccional 1ª, con sede en Lavalle 451. “Lo que se sospecha es que hubo al menos diez autores y no sólo los seis que entraron al banco. Se están viendo los videos registrados en los cuatro lugares, para saber si se puede identificar a los otros delincuentes”, le dijo a este diario una fuente policial.

Otro aspecto importante de la investigación es determinar si hubo “alguna complicidad” en el robo de parte de empleados del banco o si la banda estaba integrada por ex policías. Ayer se supo que los asaltantes contaban “con la llave de la puerta de entrada a la sucursal o con una copia”, dado que la cerradura de acceso no había sido forzada por un estilete o una ganzúa, como se suponía. Los ladrones entraron primero, con una tarjeta, al cajero accesible para el público y luego ingresaron al banco por la puerta de blíndex. Eran pasadas las 17 y la sucursal estaba cerrada, aunque había unos 15 empleados trabajando todavía en su interior.

Ayer, luego de realizado el arqueo de caja, el banco informó que se llevaron un botín compuesto por dos millones y medio de pesos, 90 mil dólares, 30 mil euros y otros 70 mil pesos en cheques de viajeros, lo que hace un total de 3.315.000 pesos. Los ladrones tenían el dato preciso de que entre las 17 y las 17.15 la bóveda del tesoro, en el primer piso del banco, estaba abierta porque a esa hora se guardaba la recaudación del día. El único avance claro en la investigación fue el dato de que las cámaras de seguridad registraron a los seis ladrones que entraron. “Los rostros son perfectamente identificables”, dijo una fuente de la entidad. Como se había informado, los ladrones actuaron con el rostro sólo cubierto parcialmente por anteojos oscuros.

Ayer se estaban realizando comparaciones con otros documentos fílmicos registrados en cámaras de seguridad de los tres lugares donde se realizaron maniobras distractivas. “Lo que se busca es determinar si aparecen en esas imágenes los mismos que entraron al banco o si aparecen personas cuya presencia se repite cerca del McDonald’s, de la sucursal del Supervielle donde se hizo estallar la molotov o de la esquina donde quemaron el Gol”, explicó el vocero policial. Otra de las pistas que sigue el fiscal de Instrucción Justo Rovira, a cargo de la causa, es la posible “complicidad interna, entre los empleados o el personal de seguridad”. Todos parece indicar que “hubo algún ‘entregador’, por la coordinación absoluta que tuvo el robo tipo comando”.

Los ladrones, que estaban armados, hicieron uso de “una fuerza mínima, ya que desarmaron al custodio de la entrada y luego encañonaron a uno de los gerentes, pero todo fue muy rápido y muy prolijo. Tenían todo muy bien calculado”. Sobre la supuesta intervención de ex policías, se hizo mención “al conocimiento que tenían sobre cómo se dividen las jurisdicciones ante un hecho como el ocurrido”, explicó una fuente judicial.

Compartir: 

Twitter
 

Los ladrones sabían que entre las 17 y las 17.15 el tesoro estaba abierto.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.