SOCIEDAD › DEBATE SOBRE EL DESTINO DE LAS UTILIDADES DEL BANCO CIUDAD

El botín que Macri no puede conseguir

Ante la propuesta del jefe de Gobierno porteño de tomar parte de las ganancias del Ciudad para cubrir el déficit de su gestión, legisladores opositores quieren que con parte de ese dinero se subsidien préstamos para vivienda.

 Por Eduardo Videla

El Banco Ciudad tuvo en 2010 casi 800 millones de pesos en ganancias. El gobierno de Mauricio Macri quiere echar mano a una buena parte de esa torta para incorporarla al Tesoro y destinarla a gastos corrientes. La oposición rechaza esta iniciativa y contrapone propuestas que, en líneas generales, apuntan a subsidiar préstamos hipotecarios a tasa cero para la primera vivienda de familias con ingresos medios bajos. El debate se llevó a cabo ayer en la Comisión de Hacienda de la Legislatura, donde se hizo presente parte del directorio del banco estatal porteño. Lo curioso, según admitieron legisladores que participaron de la reunión, es que los directores del Ciudad se mostraron dispuestos a discutir la propuesta opositora.

El intento de incorporar 420 millones de las utilidades del Banco Ciudad al Tesoro porteño, para cubrir un supuesto déficit, formaba parte del proyecto de Presupuesto 2011 que naufragó a fines del año pasado. El ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, lo retiró entonces con el compromiso de los legisladores de debatirlo este año, por separado. El Presupuesto se aprobó finalmente y el tema volvió a la mesa de debate. Ahora, un proyecto del diputado Oscar Moscariello (PRO) levanta aquella idea del Ejecutivo.

Sin embargo, el directorio del Banco Ciudad no fue a la Legislatura a defender la propuesta oficialista, sino a mostrar números de su gestión: que el monto de los préstamos hipotecarios ha crecido por encima del ciento por ciento –de 1000 millones a 2269 millones de pesos–, lo que ubica al Ciudad en el segundo puesto en el país en el ranking en ese rubro. Un porcentaje similar crecieron los créditos para pymes, con un pico para los préstamos prendarios para las compra de taxis, que creció el 800 por ciento.

En contraposición con esos números, en apariencia positivos, legisladores de la oposición reprocharon que la mayor parte de los créditos están destinados a familias de altos ingresos. “Hoy, un crédito a veinte años para financiar la compra de una propiedad de 50 mil dólares exige el pago de una cuota de al menos 3000 pesos mensuales, con una exigencia de 10 mil pesos de ingresos familiares”, puso como ejemplo el diputado Martín Hourest (Igualdad Social).

Una de las propuestas para hacer más accesible el crédito para vivienda fue efectuado por el diputado Sergio Abrevaya (Coalición Cívica) quien, en un proyecto presentado esta semana, propone la creación de “un fondo de subsidio para las tasas de interés de créditos destinados a la adquisición de primera vivienda”, a partir de las utilidades netas del Banco Ciudad.

“La discusión de las utilidades es conceptual: las utilidades del banco son propiedad de la ciudad y nosotros no queremos que vayan a la caja negra de rentas generales, sin que se sepa cuál es su destino final”, argumentó Abrevaya.

Por su parte, Hourest propuso crear un programa para “asegurar el acceso a créditos hipotecarios a tasa cero a quienes deseen comprar una vivienda en la zona sur de la ciudad”. De esta forma, explicó el legislador, un crédito a 20 años para financiar la compra de una propiedad de 50 mil dólares exigiría el pago de una cuota mensual de 833 pesos, para cancelar exclusivamente el capital prestado, y el ingreso familiar mínimo requerido sería de 2800 pesos.

Con estos principios coincidió el diputado Gonzalo Ruanova (Nuevo Encuentro), quien propuso destinar una parte de las ganancias obtenidas en 2010 para facilitar un mayor acceso al crédito, aunque para el banco “sea una pérdida o un mal negocio”. “Sería una parte de las utilidades, el resto se podría aplicar a impulsar otros productos para obtener mayores ganancias, para balancear esa pérdida.”

Por el directorio del Ciudad se hicieron presentes Federico Sturzenegger, presidente de la entidad, y Juan Curutchet, vicepresidente. Los dos, representantes del oficialismo.

Las ganancias del Ciudad son producto de las inversiones en Lebacs, las redituables letras que emite el Banco Central, y de los recursos obtenidos de sus operaciones de depósitos y créditos.

Compartir: 

Twitter
 

Los préstamos hipotecarios del Banco Ciudad son accesibles sólo para la clase media alta.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.