SOCIEDAD › AMPLíAN LA ACUSACIóN POR ENCUBRIMIENTO CONTRA GUILLERMO BáRTOLI

El cuñado, más comprometido

El tribunal que lleva adelante el juicio por el encubrimiento del asesinato de María Marta García Belsunce aceptó el pedido de la fiscalía. Bártoli lloró al escuchar la decisión. “Me quieren colgar en la plaza pública”, dijo.

Para la fiscalía, Guillermo Bártoli es el principal sospechoso en el juicio oral por el encubrimiento del crimen de María Marta García Belsunce. Los fiscales lograron ayer que el Tribunal Oral 1 de San Isidro aceptara ampliar la prueba en su contra con la incorporación de “nuevos hechos” que reforzarían la acusación por encubrimiento agravado que pesa sobre el cuñado de María Marta y que lo convierten –desde la óptica de la parte acusadora– en el artífice de las maniobras destinadas a tratar de ocultar el homicidio y hacerlo pasar por accidente. Bártoli deberá responder también por hechos tales como mover el cuerpo de la víctima, cambiarle la ropa que tenía puesta al momento de morir, ordenar la limpieza primero del baño y luego de toda la casa y hacer tirar un pantalón de Carlos Carrascosa que estaba manchado con sangre. Carrascosa fue condenado como autor del homicidio de su esposa. “Yo entré culpable a este juicio, me quieren colgar en la plaza pública. Esto pasa porque no hay ninguna prueba en contra mía y las están inventando”, dijo ayer Bártoli, con lágrimas en los ojos, luego de escuchar a los fiscales. Ratificó que es “inocente” tanto del crimen como del encubrimiento.

Los “nuevos hechos” que surgieron del juicio oral, de acuerdo con la fiscalía, son los siguientes:

- Bártoli participó de la llamada a OSDE donde se escucha a Carrascosa pedir una ambulancia para dar asistencia a María Marta. De fondo aparecen las voces de Bártoli y de una mujer todavía no identificada. De la grabación surge que los presentes sabían que la mujer ya había muerto.

- Bártoli habría intervenido en “la manipulación del cadáver” para moverlo del lugar donde había caído, en el baño de la casa del country Carmel, y llevarlo a una de las habitaciones. También le imputan responsabilidad en la decisión de cambiarle la ropa con la que había sido encontrada tirada en el piso.

- Habría participado en la “alteración de la escena del crimen”. Primero le pidió a la masajista Beatriz Michelini que limpiara el baño (algo por lo que también está acusado el médico Juan Gauvry Gordon). Después del velatorio y antes de la primera inspección ocular de la policía en la casa donde ocurrió el hecho, Bártoli dio instrucciones a las mucamas, Mirta Molina y Ema Benítez, para que hicieran una limpieza general del lugar.

- Ema Benítez dijo en el juicio que Bártoli le solicitó “expresamente que tirara un pantalón con manchas de sangre perteneciente a Carrascosa”.

- Sobre la base de varios testimonios, se le imputa haber participado en forma activa en la instalación de la hipótesis del “accidente”. El médico Jorge González Zuelgaray y el amigo íntimo de Carrascosa, Miguel Hamilton Taylor, declararon que fue Bártoli el que “transmitió” la idea de que María Marta había fallecido “como consecuencia de un accidente doméstico”. Según los fiscales, “todas las acciones fueron realizadas por Bártoli para ocultar, alterar o hacer desaparecer rastros y pruebas del delito de homicidio calificado por el uso de arma de fuego” que había ocurrido. “Esta concatenación de acciones forma parte de una continuidad delictiva que ha tenido una única y misma finalidad: ocultar un hecho especialmente grave”, sostuvo la fiscal Laura Zyseskind. En la instrucción, el fiscal Diego Molina Pico imputó a Bártoli sostener la hipótesis del accidente y desechar las sospechas de John Hurtig sobre el “pituto”, que era en realidad la sexta bala disparada contra la víctima.

El principal cargo de Molina Pico fue porque Bártoli gestionó el certificado de defunción donde se aseguraba que María Marta había muerto como consecuencia de un “paro cardiorrespiratorio no traumático”. Los jueces del Tribunal Oral 1 de San Isidro hicieron lugar al planteo de la fiscalía por entender que no implica perjuicio alguno para Bártoli, dado que no se le imputa un delito nuevo. La fiscalía había fracasado antes en dos intentos por acusar a Bártoli como coautor del homicidio.

El tribunal dispuso ahora un receso hasta el martes próximo, tiempo que le permitirá a la defensa de Bártoli la posibilidad de incorporar nuevos testimonios y pruebas para contrarrestar las nuevas imputaciones.

Compartir: 

Twitter
 

Guillermo Bártoli, junto a sus abogados, en la jornada de ayer del juicio por García Belsunce.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.