SOCIEDAD › EL DETENIDO NO DECLARO

Doble crimen

El hombre que fue detenido, acusado de matar a un mecánico y a su empleada doméstica, el martes último en Villa Luzuriaga, partido de La Matanza, se negó a declarar ayer y seguirá preso, ya que hay pruebas y testigos que lo ubican cerca de la escena del crimen. Según informaron fuentes judiciales, el detenido es Néstor David Rodríguez, de 29 años, quien rechazó el interrogatorio del fiscal José Luis Marotto, quien le imputa el delito de “robo agravado por empleo de arma de fuego en concurso real con homicidio criminis causa”.

Rodríguez fue detenido el miércoles en Isidro Casanova, tras indicios que indican que habría cometido el doble crimen cuando fue a venderle dólares a bajo precio al mecánico Ariel Morfú, operación que hacían habitualmente. Un investigador explicó que el padre del mecánico escuchó que su hijo mantenía una comunicación telefónica horas antes del crimen, en la que decía a su interlocutor: “Ya tengo la plata, traeme los dólares”.

Tras el análisis de las últimas llamadas realizadas por la víctima y el imputado, se determinó que Morfú se comunicó con Rodríguez a las 19.08 del martes y que el ahora detenido se encontraba a esa hora cerca de la casa del mecánico, ya que la celda de su celular se abrió en la zona.

En tanto, a las 19.30 se realizó un llamado al 911 para pedir una ambulancia para las dos víctimas, por lo que se cree que los crímenes fueron cometidos en esa franja horaria. El sospechoso tiene como antecedentes dos robos a mano armada en La Matanza, uno incluso en Villa Luzuriaga.

La pista del crimen surgió luego de que el padre del mecánico declaró ante la Justicia que él le había prestado 50.000 pesos a su hijo porque éste pensaba hacer un “buen negocio” comprando esos dólares baratos, pero esa suma de dinero desapareció de la casa de la víctima.

En el allanamiento de anoche en Isidro Casanova se encontró una suma considerable de dinero en efectivo y ahora se deberá determinar si es producto de la actividad comercial a la que se dedicaba el detenido o si, por el contrario, es el dinero que faltó de la casa del mecánico.

Los voceros dijeron, además, que no se descarta la participación de una segunda persona en el doble crimen, aunque hasta el momento no hay testigos que hayan visto el ingreso o la salida de sospechosos de la casa de Morfú a la hora de los disparos.

El hecho ocurrió el martes, alrededor de las 19.30, en la vivienda situada en Lartigau al 2900, de Villa Luzuriaga, partido de La Matanza, donde se encontraba Morfú junto a su empleada doméstica, María Lizarraga. Cuando los policías alertados de los disparos entraron a la casa se encontraron con los dos cuerpos baleados y la perra rottweiler del mecánico inmóvil, junto al cadáver de su dueño.

Los investigadores establecieron que el doble crimen se cometió unos diez minutos después de que la hija de 6 años de Morfú –quien estaba separado de la madre de la niña– salió de la casa a comprar alfajores a un almacén ubicado enfrente. Por ese motivo se salvó de ser la tercera víctima o testigo directa de la ejecución de su padre y la empleada.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.