SOCIEDAD › FUERON CONSAGRADAS AYER COMO UNA DE LAS SIETE MARAVILLAS NATURALES DEL MUNDO

Cataratas del Iguazú, misión cumplida

En un acto que estuvo coronado por un festival de orquestas infantiles y juveniles de todo el mundo, la Fundación New Seven Wonders dejó inaugurado el sitio como uno de los centros máximos de atención mundial.

 Por Eduardo Videla

Desde Puerto Iguazú

En medio del silencio, el solo de oboe de Yeon Su-Nam se convirtió en todo un símbolo para la ceremonia. La nena coreana de trece años interpretaba el tema que Ennio Morricone compuso para el film La Misión. Como en la película, el tema tenía como escenario de fondo las Cataratas del Iguazú. Se escuchó ayer, en el cierre del concierto que le puso marco a la coronación de las cataratas como una de las siete maravillas naturales del mundo.

El escenario estaba montado en el parque de un hotel internacional cinco estrellas. Allí, una orquesta y coros integrados por unos setecientos chicos de varios países le pusieron un broche de cierre al Festival Internacional de Orquestas Infantiles y Juveniles que se desarrolla en esta ciudad desde el lunes. Al pie de los músicos quedó la enorme placa de bronce que descubrieron, ayer mismo, el presidente de New Seven Wonders –la fundación que impulsó la selección internacional–, Bernard Weber, el ministro de Turismo de la Nación, Enrique Meyer, y el gobernador de Misiones, Maurice Closs.

“Esta nominación nos marca un antes y un después para el turismo en la Argentina”, destacó Meyer. “Tenemos ahora una mayor responsabilidad, porque ya somos el primer destino del turismo internacional en la Argentina”, enfatizó Closs. “Las Cataratas ya forman parte de la memoria global, en el comienzo del tercer milenio”, sintetizó Weber.

El de ayer fue el capítulo final de una carrera que se inició hace cuatro años, cuando un puñado de misioneros se lanzó a la aventura de competir con otros 440 lugares del mundo que aspiraban a estar entre los siete más elegidos. A la campaña se sumaron artistas y deportistas, en una inédita operación de marketing global para convocar a la mayoría de los mil millones de votos que se emitieron en forma digital.

Para la ocasión no se convocó a ninguna estrella internacional, sino que se hizo coincidir la coronación con la tercera edición del Iguazú en Concierto: una “maravilla de niños y jóvenes”, como se definió el encuentro en los discursos, provenientes de Angola, China, Rusia, Ecuador, Australia y Corea, entre otros países. En el concierto de cierre, los chicos músicos interpretaron música de películas: Fantasía de Disney, El Padrino y Babel, con un solo de Gustavo Santaolalla, padrino del festival juvenil.

El cielo, nublado durante dos días seguidos y por momentos lluvioso, se despejó por completo dos horas antes del inicio. Cuando empezaron a afinar los violines, sobre el escenario, una bandada de tucanes tomó posición en la copa del árbol más cercano, como buscando un lugar de privilegio para ver el concierto.

El público siguió la ceremonia desde los jardines del hotel. “Vinimos de Buenos Aires, a trabajar en Posadas por unos días. Cuando nos enteramos, suspendimos el regreso y vinimos para ver esta ceremonia y conocer las Cataratas, cuentan Carolina y Susana, dos empleadas del Banco Nación. Germán Bordón, en cambio, llegó desde Posadas con su familia para ver tocar a su hijo. “Para los misioneros esto es un gran motivo de orgullo”, destaca. Habían llegado al mediodía para conseguir ubicarse en la primera fila.

También había turistas nativos y extranjeros, con reposeras; misioneros de Posadas y Puerto Iguazú, mate en mano, y también integrantes de las delegaciones de las otras seis maravillas elegidas junto a las Cataratas: el río subterráneo de Puerto Princesa, en Filipinas; la bahía de Ha-Long, en Vietnam; la Amazonia, que comprende a nueve países de América del Sur; la Montaña de la Mesa, en Sudáfrica; la isla Jeju, en Corea, y el Parque Nacional Komodo, en Indonesia. Los dos primeros espacios ya fueron coronados y ahora es el turno de las Cataratas.

Tanta previsión por conseguir el mejor lugar se esfumó cuando empezó la ceremonia y camarógrafos y reporteros gráficos se avalanzaron sobre los funcionarios y los invitados que descubrirían la placa, entre ellos, delegados del lado brasileño, directivos de Parques Nacionales y la modelo misionera Ingrid Grudke, ferviente impulsora de la campaña por las Cataratas.

El acto tuvo también su costado cholulo: estuvo conducido por Jorge Rial, protagonista reciente de un romance farandulero, motivo de comentarios, exclamaciones, fastidios y un interés desmesurado por tomar fotos como si se tratara de uno de los saltos de agua o los monos capuchinos que se bambolean en la altura de la selva, al paso de los caminantes.

Por lo pronto, para los misioneros los números del turismo ya empezaron a cambiar desde el 11 de noviembre, cuando las Cataratas se consagraron como maravilla. Por los pronto, en enero, por primera vez en la historia del Parque Nacional Iguazú, ingresaron más de 190 mil personas en un mes. La cifra representa un incremento de 15 por ciento con respecto a enero del año pasado, cuando fueron 164.875 las personas que llegaron a Cataratas. Algo similar ocurrió para la Semana Santa y se espera un efecto multiplicador para las vacaciones de invierno.

Ahora esperan renovar el efecto de la ceremonia de ayer. La movida continúa: en los próximos días se presentará en Buenos Aires un proyecto para construir en la plaza Misiones, de la ciudad, una fuente que será réplica simbólica de las Cataratas.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.