SOCIEDAD › LA EXPEDICION ARGENTINA AL HIMALAYA VOLVIO AL CAMPAMENTO BASE

No hubo una tercera cumbre

La llegada del monzón y el súbito deshielo hicieron imposible que los siete montañistas completaran el ascenso al monte Nuptse. Es el más bajo de los tres picos más altos del mundo que planeaban conquistar.

A pesar del esfuerzo, los siete argentinos que lograron hacer cumbre en el Monte Everest (8848 metros de altura) y en el Lhotse (8516) tuvieron que desistir en la idea original de trepar también hasta la cima del Nuptse (7861 metros). “Nos encontramos en Campamento 2, prontos a bajar cuanto antes. El monzón está soplando muy fuerte, impresiona ver cómo todo se va derritiendo, caen piedras y el deshielo es muy brusco”, escribió en el blog el argentino Damián Benegas, que lidera junto con su hermano mellizo Willie una expedición histórica junto a otros cinco montañistas. Aunque satisfechos por haber coronado con éxito las dos terceras partes de la travesía, se lamentaron también de no haber podido alcanzar la tercera cima, para completar lo que se conoce como la Herradura del Khumbu, en Nepal. Damián aclaró que el tercer ascenso no pudo concretarse a último momento porque “hay real peligro de avalanchas y derrumbes y tenemos que atravesar la Cascada de Hielo cuanto antes para llegar sanos y salvos a Campo Base”.

Aunque tuvieron que desechar la posibilidad de hacer la tercera cumbre, los montañistas se declararon “muy contentos con haber llegado el mismo día al Everest y al Lhotse, fuertes, unidos y felices. Las condiciones climáticas nos están jugando una mala pasada y no queremos poner en riesgo la vida de nadie, así que regresamos”, escribió Benegas ayer en su blog. La expedición hizo cumbre en el Monte Everest el 24 de mayo a las 23.18 y el 25 llegaron al Lhotse a las 7.26.

Además de los hermanos Benegas, la expedición está integrada por Hernán Carracedo, Pablo Betancourt, Fernando Grajales y Fernando Rodríguez de Hoz, que durante dos meses debieron soportar temperaturas de hasta 58 grados bajo cero. Willie Benegas, que coronó el Everest por onceava vez, sostuvo que el que integra es “un grupo que, a pesar de todas las adversidades que se han presentado, supo unirse para lograr una pequeña Argentina en las alturas del Himalaya”.

Tomás Ceppi y Luciano Badino llegaron a la cumbre del Lhotse, sin oxígeno, a las 4 de la mañana (hora de Nepal) del 25 de mayo. Calificaron el hecho de “logro asombroso del que todo el equipo está muy orgulloso”. Después señalaron que el equipo que había llegado a la cima del Everest ya se encontraba tomando té bien caliente y recuperándose del esfuerzo en sus tiendas de campaña en Campo 4.

Adrián Gluck, vocero del grupo, había comentado a Página/12 que partieron hacia el Nuptse, donde esperaban hacer cumbre a las 6 de la mañana de ayer, pero esto no fue posible por las malas condiciones climáticas. Las expediciones en el Himalaya se realizan siempre para esta época del año, porque se produce lo que se llama la “ventana climática”, que no dura más de unos pocos días y durante la cual los vientos de 160 kilómetros por hora disminuyen, aunque lo hacen sólo durante breves lapsos que tienen que ser aprovechados por los montañistas.

Este año las condiciones del clima fueron particularmente severas, a punto tal que fracasaron 80 expediciones de distintos países, mientras que se produjeron ocho muertes en pocos días. Las expediciones suelen hacerse entre el 18 y el 30 de mayo. Los argentinos querían hacer cumbre el 25 de mayo, para celebrar la fecha patria, y lo lograron en dos de los montes. Desde la montaña, los siete deportistas enviaron paso a paso fotografías, mails, videos e información por vía telefónica sobre la travesía.

Compartir: 

Twitter
 

Los hermanos Benegas llegaron con la expedición a las cumbres del Everest y el Lhotse.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.