SOCIEDAD › EL JEFE DE GOBIERNO QUISO CULPAR AL GOBIERNO NACIONAL POR LAS INUNDACIONES DEL VIERNES

Macri, con los argumentos de siempre

Otra vez dijo que la demora en obras era por la falta de avales bancarios. Pero un informe de la Auditoría de la Ciudad ya le había advertido del desperdicio.

Ante las inundaciones, Mauricio Macri volvió a echarle la culpa al gobierno nacional. El jefe de Gobierno argumentó que las obras del arroyo Vega, que podrían solucionar las inundaciones en Belgrano, están paradas porque el Banco Central no le da los avales para endeudarse. Como informó Página/12 el 30 de octubre, la Auditoría porteña había advertido a la gestión PRO sobre la demora de estas obras y sobre los problemas de haber preadjudicado la obra sin tener garantizado el mecanismo de financiamiento. Entre otras obras paralizadas, hay una en la que el gobierno de Macri adelantó 12 millones de pesos que nunca regresaron. La obra no se hizo.

Los avales del Banco Central son un argumento repetido también por la vicejefa María Eugenia Vidal ante las inundaciones anteriores. Ayer Macri estimó que, tras el acuerdo al que llegó el PRO con el kirchnerismo en la Legislatura, ahora les concederán la posibilidad de endeudarse. El líder del PRO estimó que el oficialismo “habrá comprendido la gravedad de la situación y escuchado a los vecinos”. El kirchnerismo y el macrismo votaron un paquete de once leyes inmobiliarias, entre las que estaba un nuevo endeudamiento por el arroyo Vega.

El auditor porteño Eduardo Epszteyn había señalado a este diario que “la Ciudad no puede presentar como garantía la coparticipación federal. El convenio Aladi-CCR (de pagos y créditos recíprocos entre países) no lo permite”. Esto es lo mismo que dice el informe de la Auditoría porteña presentado en julio, con la firma de los auditores macristas. En él, se señala que la licitación que hizo la gestión PRO para hacer las obras de los arroyos Vega y Medrano fue preadjudicada a la Unión Transitoria de Empresas (UTE) de Constructora Andrade Gutiérrez y Vialco (actualmente, Electroingeniería) sin que existieran certeza del financiamiento por parte del Bndes brasileño. La obra, por la que Macri salió ahora a dar explicaciones, está paralizada desde mayo de 2009.

Otra obra contra las inundaciones en el arroyo Erézcano –en Pompeya– se encuentra parada desde octubre de 2010. La licitación la ganó Iecsa, la empresa que maneja el primo del jefe de Gobierno, Angelo Calcaterra. Otra obra que se encuentra paralizada es la del arroyo Ochoa. A ese caso se suma la particularidad de que el gobierno porteño le entregó a Vialco 12 millones de pesos en concepto de adelanto y la obra jamás se hizo. El dinero no regresó y hasta ahora nadie en la gestión de Macri dio explicaciones sobre esta irregularidad, que también está consignada en el informe de la Auditoría de julio de este año. “Sin reconocer las torpezas de la propia gestión, Macri le sigue echando la culpa al gobierno nacional ante cada inundación”, señaló el auditor.

Epszteyn también recordó que en el proyecto de Presupuesto 2013 que presentó el macrismo hay sólo 26 millones de pesos para nuevas obras de infraestructura (este año, hubo 294 millones). Las metas físicas son otra característica que le llamó la atención al auditor kirchnerista: tienen previsto para la red pluvial construir un total de 160 metros cuadrados para todo 2013.

Compartir: 

Twitter
 

Las obras en el arroyo Vega podrían evitar las inundaciones en Belgrano.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.