SOCIEDAD › LA CORTE DE EE. UU. EMPEZó A DEBATIR SI RECONOCE O RECHAZA EL MATRIMONIO IGUALITARIO

A la espera de una decisión Suprema

Mientras se realizaba la primera audiencia en la Corte, en Washington, dos marchas apoyaban dos soluciones enfrentadas: una a favor y la otra en contra. Una encuesta muestra el respaldo de la mayoría de la sociedad al matrimonio homosexual.

La Corte Suprema de Estados Unidos realizó ayer en Washington la primera de las dos audiencias sobre la legalidad del matrimonio entre personas del mismo sexo, mientras centenares de personas en las calles se manifestaban a favor y en contra de esta posibilidad. Actualmente sólo nueve de los 50 estados del país permiten el matrimonio igualitario, a pesar de que la mayoría de la población lo avala.

El máximo tribunal estadounidense considera dos casos. El primero se refiere a la llamada Proposición 8, el referéndum de 2008 en California que paralizó la iniciativa del estado para permitir los matrimonios homosexuales. Los demandantes inscriptos son Paul Katami, su pareja de hace doce años, Jeff Zarrillo, y las lesbianas Kris Perry y Sandy Stier.

El otro caso es la ley federal de Defensa del Matrimonio (DOMA), una norma que afecta a todo el país y que define que un matrimonio une solamente a “un hombre y una mujer”. De acuerdo con esto, esa legislación impide que los homosexuales casados en los nueve estados donde es legal logren reconocimiento y beneficios fiscales a nivel federal.

La demandante estrella en este caso es Edie Windsor, de 83 años, quien se vio obligada a pagar más de 363 mil dólares de impuestos al Estado federal tras la muerte de su pareja durante más de cuarenta años, Clara Spyer, con quien se había casado en Canadá en 2007.

La Corte se tomará meses antes de emitir su veredicto. Pero la mayoría de los jueces tienden al lado conservador y varios ya han indicado que la más alta institución jurídica no tiene apuro para extender los derechos del matrimonio gay a todo el país.

“Me parece que tenemos una institución y no tenemos que incluir a todo el mundo”, afirmó el presidente de la sala, John Roberts, que es generalmente considerado conservador.

El juez Samuel Alito, también conservador, sostuvo que la Corte necesita ser cauta acerca de este tema porque el matrimonio “es esencial para la preservación de la sociedad”.

Los expertos siguieron de cerca los comentarios del magistrado Anthony Kennedy, que es percibido frecuentemente como el que puede hacer cambiar la posición entre el jurado compuesto por nueve miembros. Kennedy pareció cuestionar la amplitud del caso al afirmar que hay una escasez de evidencia sociológica en cuanto el matrimonio gay: “Tenemos cinco años de información frente a 2000 años de historia o más”.

Pero también expresó su preocupación y simpatía por los derechos de los 40 mil niños, según estimaciones, de parejas del mismo sexo que “quieren que sus padres tengan todo el reconocimiento y todo el status”.

Los jueces liberales argumentaron, por su parte, que es discriminatorio definir el matrimonio únicamente por el hecho de si una pareja puede tener hijos. La juez Elena Kagan afirmó que, siguiendo este argumento, el gobierno podría impedir el matrimonio para las parejas mayores de 55 años.

Por otra parte, defensores de los derechos civiles esperan que la Corte Suprema allane el camino que garantice el matrimonio gay en Estados Unidos, mientras que los oponentes quieren dejar la decisión a los legisladores estatales.

En cuanto a las manifestaciones, centenares de personas, en su mayoría vestidas de rojo, como solicitaron los organizadores de las marchas a favor del matrimonio gay, se encontraban en las puertas de la Corte, con pancartas en las que se leía “Igualdad para el matrimonio” o “Toma una posición por el matrimonio”.

A pocos metros de allí, en la inmensa explanada, centenares de defensores del matrimonio tradicional, vestidos con los colores de la bandera estadounidense, realizaban a su vez la Marcha por el Matrimonio en dirección a la Corte.

Cabe resaltar que una encuesta reciente del diario The Washington Post y la cadena ABC indicó que el 58 por ciento de los estadounidenses apoya los matrimonios gay, una cifra record en comparación con el 32 por ciento que lo hacía hace un año. Entre los jóvenes menores de 30, el apoyo es del 80 y entre los ancianos, del 44 por ciento.

La oposición a los matrimonios gay viene principalmente de la jerarquía del Partido Republicano y de su plataforma política, y varios grupos conservadores afines.

Compartir: 

Twitter
 

La marcha en apoyo el matrimonio igualitario, con asistentes vestidos de rojo.
Imagen: efe
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.