SOCIEDAD › SORPRENDENTE CANTIDAD DE GENTE PIDIENDO LA LEGALIZACION

Marchando por la marihuana

La Avenida de Mayo olió distinto cuando se festejó en Buenos Aires la Marcha Mundial de la Marihuana. Miles de personas pidieron el inmediato fin de las detenciones a los cultivadores no comerciales de cannabis.

 Por Carlos Rodríguez

“Pega menos que la cana” decía la pancarta casera que llevaban dos chicas en la versión Buenos Aires –se hizo en otras ciudades del país– de la Marcha Mundial de la Marihuana. El reclamo central de los miles de asistentes a la manifestación que se hizo en una humeante Avenida de Mayo fue por “el inmediato fin de las detenciones y procesos penales a cultivadores no comerciales de cannabis”. Fue una marcha multitudinaria con fumata, pero no eligieron papas, ni papás. “No queremos más presos por plantar y se debe regularizar la cannabis, pero no a través del Código Penal, sino sobre la base de la lógica del respeto a las libertades individuales y a los derechos humanos”, afirmó Martín Armada, editor de la revista THC, dedicada a difundir la cultura canábica. Desde el mediodía hubo una concentración en la Plaza de Mayo y a las cuatro de la tarde marcharon hacia el Congreso Nacional.

Esta marcha se viene realizando desde 1999 en más de 300 ciudades del mundo. Se hace el primer fin de semana de mayo y en la Argentina viene congregando cada año más participantes, desde la primera demostración, en 2006. “La ‘inseguridad’ es una de las raíces de la Ley de Drogas, cuya aplicación en el país hace que la policía persiga a usuarios y cultivadores para cuidar el negocio de los narcotraficantes”, subrayó Matías Faray, de la Agrupación de Cannabicultores del Oeste.

Durante la concentración en Plaza de Mayo, Martín Armada, de THC, aseguró que estadísticas realizadas desde 2010 están señalando que “por año se abren 12 mil causas judiciales por infracción a la Ley de Drogas; de ese total, unas 8 mil tienen a los usuarios como imputados”. Armada recordó que en 2009 la Corte Suprema de Justicia “sostuvo en un fallo que es inconstitucional penar la tenencia para consumo personal, pero igual se sigue metiendo presos a los usuarios y a los cultivadores”.

Claudio Lozano, diputado del Frente Amplio Progresista (FAP), presente en la manifestación, sostuvo que “hay que terminar con la hipocresía de creer que avanzamos porque penalizamos a los que consumen, mientras los que se llenan de guita con la venta de droga siguen actuando como si nada ocurriera”. Además de repudiar la represión al consumo, denunció que los narcotraficantes siguen actuando en libertad “porque gozan de niveles de complicidad importantes”. Lamentó que “sigan cajoneados en el Congreso los proyectos para despenalizar el consumo de droga y el autocultivo”.

Con música, banderas argentinas que en el lugar del sol tenían una planta de marihuana, remeras con la imagen de Bob Marley, y otros símbolos de la cultura canábica, miles de jóvenes marcharon desde la Plaza de Mayo hasta el Congreso. Las altas rejas que mantienen “presos” a los monumentos ubicados frente al Palacio Legislativo fueron adornadas por decenas de banderas y pancartas reivindicatorias de libertades individuales. “Uno más que cultiva, uno menos que compra” decía una bandera que, en forma alternativa, se mostró en la Pirámide de Mayo y frente al Congreso. “Que legalicen el cultivo y no haya más presos. Legalización del consumo” era la leyenda que se leía en remeras que eran ofrecidas a los manifestantes a 60 pesos. “Dicen que nosotros somos los violentos, los que nos ‘fumamos’ y salimos a robar, cuando, en realidad, somos mucho más pacíficos que los caceroleros y obviamente menos violentos que los policías que estuvieron en el Borda”, le dijo a Página/12 Manolo (20 años), quien asistió a la marcha con un grupo de amigos. “Los fumones somos buenavibra (buena onda)” era el lema que enarboló la mayoría.

De la marcha participaron militantes del PTS y de otros partidos de izquierda, con banderas y remeras con la imagen del Che Guevara. Muchos de los asistentes se sentaban en ronda para fumar, comer y beber, mientras otros amenizaban el momento interpretando canciones de Manu Chao. Era ruidosa y notoria, también, la presencia de la agrupación Putos Peronistas. También se realizaron marchas en la Plaza Moreno de La Plata, en Rosario, en la peatonal San Martín de Mar del Plata, en la ciudad de Córdoba y en otras capitales del interior del país.

La Asociación de Reducción de Daños de la Argentina (ARDA) participó del acontecimiento con el lema “hay drogas que hacen mal, hay leyes que hacen peor”. Marcharon “por una nueva Ley de Drogas que descriminalice definitivamente a los usuarios, coherente con el artículo 19 de la Constitución nacional, y despenalice la tenencia de drogas para el consumo personal”. También reclamaron un plan nacional público y gratuito “de información, prevención, asistencia y reducción de daños que aborde la realidad del uso de drogas, los consumos problemáticos y las adicciones”. ARDA pide, además, “el desarrollo de investigaciones científicas sobre los usos terapéuticos de la cannabis”.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Dafne Gentinetta
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared