SOCIEDAD › UN TESTAMENTO LEGó EL 95 POR CIENTO AL ARZOBISPADO PORTEñO

Al Luna le hicieron la cruz

Ernestina de Lectoure, tía de Tito, dejó al fallecer el 95 por ciento de la sociedad a Caritas y la Sociedad Salesiana. Familiares sospechan del apoderado. Desde 2007 fue considerado monumento histórico, por lo que no podrán hacer cambios a su estructura.

El estadio Luna Park fue intervenido hasta nuevo aviso después de que su propietaria mayoritaria Ernestina de Lectoure, tía del célebre Tito Lectoure, quien falleció, dejara el 95 por ciento de la propiedad a la Sociedad Salesiana y a Caritas –representada legalmente por el Arzobispado de Buenos Aires–, que aún no se presentaron como legatarias. Por otro lado, un grupo de familiares y herederos de Lectoure, que tienen el porcentaje minoritario del espacio, cuestionó al apoderado de la fallecida y se mostraron preocupado por el uso que se le daría al lugar.

“Por ahora sabemos que en el testamento, Ernestina le dejaba su parte – el 95 por ciento de la sociedad– a Caritas y a la Sociedad Salesiana, pero esto no está totalmente aprobado por la Justicia. Las entidades no se inscribieron en la Inspección General de Justicia (IGJ) para figurar como legatarias y no hablamos con ellos. El Luna Park estará intervenido hasta que se designen los legatarios y se forme una asamblea”, explicó a Página/12 Esteban Livera, quien representa al grupo de socios minoritarios que detenta el 5 por ciento.

Livera, que además es sobrino de Tito Lectoure y sobrino nieto de Ernestina, cuestionó al apoderado de la fallecida, quien “se habría quedado con importantes sumas de dinero”. “Por el momento no puedo contestar lo que pienso y lo que sé del apoderado de Ernestina por recomendación de los abogados. El estadio siempre fue de los Lectoure. Lo único que puedo decir es que mi tía abuela fue una sola vez en su vida a la Iglesia al cumplirse el primer año del fallecimiento de Tito.”

Además del Luna Park, Caritas y la Sociedad Salesiana se quedarían con el departamento donde Ernestina vivía, locales en la avenida Santa Fe, más de diez cuentas bancarias, una caja fuerte y dos parcelas en el Jardín de Paz de Pilar. En tanto, los familiares y herederos de Lectoure sólo recibieron una bóveda en el cementerio de Chacarita como único legado.

De acuerdo con esto, habrá que ver qué uso le da la Iglesia al estadio, tema que el Arzobispado de Buenos Aires rechazó manifestar. Sin embargo, trascendió que el espacio sería para “uso comercial” como otros inmuebles administrados por el clero. La diferencia radica en que, en este caso, el Luna Park fue declarado monumento histórico nacional en 2007, lo que implica que cualquier alteración de fondo debería ser aprobada por la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos, dependiente de la Secretaría de Cultura de la Nación. Además, fue reconocido en 2001 como sitio de “interés cultural” por la Ciudad.

“Ojalá que el estadio siga así. Desde 2007 es monumento histórico nacional y está bajo la tutela de la Secretaría de Cultura. Habrá que ver si lo dan vuelta o no. Espero que no”, comentó Livera.

Por el estadio han pasado distintas figuras de renombre, entre ellos Frank Sinatra, The Doors, Deep Purple, Julio Iglesias o Luciano Pavarotti, entre otras muchas celebridades de la música internacional.

Desde su inauguración, en 1931, el recinto ha sido también sede de campeonatos mundiales de boxeo, en los que se consagraron leyendas argentinas como Carlos Monzón, Nicolino Locche, y escenario de una variopinta agenda cultural, como las finales del Mundial de Tango.

Compartir: 

Twitter
 

Un estadio en el que combatieron Locche, Monzón y otras glorias.
Imagen: EFE
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.