SOCIEDAD › EXPECTATIVAS PORQUE PODRíAN PERTENECER A LA CAJA NEGRA DEL MALAYSIA

Tres señales con tres puntos

Analizan las tres marcas detectadas y que coinciden con la frecuencia de una caja negra de avión. Dos fueron detectadas por un buque chino, y una tercera, por un buque australiano. La búsqueda es contrarreloj porque la batería dura un mes.

Los equipos de rescate renovaron sus esperanzas ayer al comenzar a investigar en el océano Indico tres señales acústicas detectadas en la zona de búsqueda del avión de Malaysia Airlines, desaparecido el 8 de marzo con 239 personas a bordo, similares a las de una caja negra. Además, en la misma área, aviones de reconocimiento avistaron objetos blancos flotando, pero aún no hubo confirmación si estos restos y las señales tienen alguna relación con el avión malayo desaparecido. “Este es un acontecimiento importante y esperanzador”, sostuvo el director del Centro de Coordinación de Agencias Conjuntas, el australiano Angus Houston.

Varias embarcaciones y aviones fueron enviados a la zona donde el barco chino Haixun 01 detectó dos señales, una el viernes y otra el sábado, para comprobar si tienen alguna relación con el vuelo MH370 que mantiene en vilo a los familiares de los pasajeros y a gran parte del mundo. Mientras tanto, el buque australiano Ocean Shield, que lleva un localizador de cajas negras prestado por la Armada estadounidense, analiza una tercera señal detectada ayer por la mañana a unos 550 kilómetros de distancia.

La segunda señal registrada por el Haixun 01, de 90 segundos de duración, fue captada a unos dos kilómetros del lugar donde el día anterior el mismo barco chino había detectado una primera emisión, que duró unos instantes, a una latitud de 25 grados Sur y una longitud de 101 grados Este.

Houston indicó que el Haixun 01, que se encuentra en una posición “central” en el operativo, captó una señal electrónica de una frecuencia de 37,5 kilohercios por segundo que “es consistente con las de una caja negra de un avión”. También aclaró que la distancia podría explicar por qué no se recibe una señal continua como la que emiten estos dispositivos.

El coordinador del operativo confirmó además que, en la misma zona, aviones de reconocimiento avistaron objetos blancos flotando, pero advirtió que, de momento, no se puede confirmar si tienen alguna relación con el Boeing 777-200 desaparecido. Para reforzar esta nueva línea de investigación, el barco británico HMS Echo de investigación oceanográfica se dirige hacia la zona donde, según Houston, llegará dentro de uno o dos días.

“Tenemos tres casos acústicos distintos. Estamos tratando cada uno de ellos muy seriamente. Trabajaremos en estas posiciones hasta que podamos decir si tienen relación con el avión o no”, señaló Houston. “Tenemos que investigarlo, es algo que lleva tiempo. Estamos en una zona de gran profundidad, con señales falsas. Hay muchos ruidos en el océano, ecos que rebotan”, aclaró el militar australiano.

El primer ministro de Australia, Tony Abbott, ayer se mostró cauto para no despertar falsas esperanzas, en declaraciones a periodistas en Japón, donde efectúa una visita. “Lo que quiero decir es que tenemos esperanzas, pero no estamos seguros. Esta es la búsqueda más difícil de la historia de la humanidad. Estamos buscando un avión en el fondo de un océano muy profundo y en un área muy vasta”, destacó Abbott.

Las operaciones de rastreo se han convertido en una carrera contrarreloj debido a que las baterías de las cajas negras del avión, de un mes de duración, están a punto de agotarse. Asimismo, la búsqueda sufre el desgaste de casi un mes de trabajo, donde equipos de Vietnam, Australia y China avistaron objetos en el mar en varias oportunidades que no resultaron ser del avión. “Si no hemos hallado nada en seis semanas, continuaremos buscando porque hay muchas cosas en el avión que flotarán. Creo que encontraremos algo que nos ayudará a reducir la zona de búsqueda”, confió Houston.

El vuelo MH370 despegó de Kuala Lumpur con 239 personas a bordo rumbo a Beijing en la madrugada del 8 de marzo y desapareció de los radares civiles de Malasia unos 40 minutos después. Desde entonces, no se ha encontrado resto alguno.

A bordo de la aeronave iban 153 chinos, cincuenta malasios (12 de la tripulación), siete indonesios, seis australianos, cinco indios, cuatro franceses, tres estadounidenses, dos neocelandeses, dos ucranianos, dos canadienses, un ruso, un holandés, un taiwanés y dos iraníes.

Compartir: 

Twitter
 

El Haixun 01 chini detectó dos señales, una el viernes y otra el sábado.
Imagen: AFP
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.