SOCIEDAD › MURIó EL AUTOR DE LA MASACRE DE MERLO EN LA QUE FUERON MUERTAS OCHO PERSONAS

Suicidio en el psiquiátrico

Memo Méndez, acusado por la muerte de su ex esposa, su segundo marido, cinco hijos de la pareja y uno de la mujer y el propio Méndez, fue hallado muerto en un psiquiátrico platense. Los peritos determinaron que la vivienda había sido incendiada con una molotov.

@El acusado de haber provocado el incendio en el que un matrimonio y sus seis hijos murieron en una casa de la localidad bonaerense de Merlo, en mayo de este año, se suicidó en un psiquiátrico de la ciudad de La Plata. El hombre acosaba y amenazaba a su ex pareja por convivir con otra persona. Los investigadores sospechaban que había arrojado una botella encendida, con líquido inflamable en su interior, por el ventiluz de la casa.

Cristian Leonardo “Memo” Méndez, de 30 años, era sindicado como autor de la llamada “masacre de Merlo” en la que murió su ex esposa, los seis hijos de ella –uno de ellos también suyo– y el marido de la mujer. Su suicidio, que trascendió ayer, se registró el 24 de diciembre último en el psiquiátrico en el que estaba alojado, ubicado en La Plata. Nada se mencionó sobre la responsabilidad del instituto de internación, que debía haberlo resguardado.

Méndez estaba detenido por el delito de “homicidio agravado por haberse cometido con un medio idóneo para causar un peligro común y por resultar la víctima mujer, cometido por violencia de género, reiterado con pluralidad de víctimas”. La madre de la mujer, Rita Yenes, figura en la causa como particular damnificada.

Memo Méndez fue detenido el 9 de mayo cuando se hallaba escondido en la casa de su abuela, en la localidad bonaerense de Villa Domínico, ya que sobre él pesaba un pedido de captura nacional e internacional a raíz de los crímenes.

Al ser indagado, Méndez admitió que tenía una “relación conflictiva” con su ex mujer, se negó a declarar sobre su vinculación con los homicidios y le pidió al fiscal a cargo de la investigación, Sergio Dileo, ver a un pastor evangelista.

Días después del incendio, los investigadores confirmaron que, dentro de la casa en ruinas en la que murieron las ocho víctimas, hallaron una botella con líquido inflamable que ayudó a propagar el fuego.

Se trataba de un envase plástico de gaseosa, que encontraron semiderretido dentro de la escena del crimen, en el barrio El Pericón, de Merlo. La principal hipótesis es que esa botella fue arrojada encendida por el ventiluz de la vivienda –la única abertura que tenía la casa– como una bomba incendiaria.

La masacre fue cometida el jueves 8 de mayo en una precaria vivienda de siete por cuatro metros, ubicada en las calles Iwanowski y Larsen. Allí perdieron la vida la ex mujer del detenido, María Karina Flamenco, de 38 años; su actual pareja, Gastón Olivera, de 31; y sus seis hijos: Yael, de 13; Briana, de 11; Sakira, de 10; Alejo, de 6; Nayla, de 5; Ian, de 4 y el único cuyo padre era el propio detenido.

Memo fue mencionado desde el inicio de la investigación como sospechoso. De acuerdo con declaraciones de familiares y vecinos de las víctimas, el implicado vivía acosando y amenazando a su ex mujer por haber vuelto a convivir con Olivera. Flamenco lo había denunciado.

Compartir: 

Twitter
 

La vivienda donde fallecieron la mujer, su marido y los seis niños de entre 4 y 13 años.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.