SOCIEDAD

Polémica por un encubridor

La decisión del Vaticano de designar como obispo de Osorno al sacerdote Juan Barros, acusado de encubrir abusos sexuales, generó polémica al interior de la Iglesia Católica chilena, cuando una congregación lo instó a renunciar. “El nombramiento de monseñor Juan Barros como obispo de Osorno nos ha dejado perplejos”, declaró la congregación de los Sagrados Corazones, en la carta pública “Monseñor Barros debiera renunciar”, difundida ayer. En enero, Barros fue designado por el papa Francisco como obispo de Osorno, 920 kilómetros al sur de Santiago. Su nombre fue cuestionado de inmediato por sus vinculaciones con el sacerdote Fernando Karadima, un influyente formador de obispos, declarado culpable por el Vaticano de abusos sexuales y sentenciado a “retirarse a una vida de oración y penitencia”. Un grupo de 51 diputados chilenos entregó una carta de protesta al Vaticano, en la cual solicitaba la revisión de la designación. “Su nombramiento no está en sintonía con la tolerancia cero que está queriendo instalar la Iglesia”, sostuvieron desde la congregación.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared