SOCIEDAD › OPINIóN

El negro bufón

 Por Federico Pita *

Una empresa de televisión web ha de- sembarcado en la Argentina con una multimillonaria campaña racista como carta de presentación. Se trata de Fansworld TV y su falso candidato presidencial “Omar Obaca”. Fundada por argentinos ex gerentes de compañías multinacionales, con base en Palermo y registrada en los Estados Unidos, Fansworld TV (FWTV) decidió apelar a una de las más viejas tradiciones de los chicos bien de las familias patricias de antaño: la tradición del negro bufón.

La campaña pareciera partir de una parodia de Barack Obama, primer presidente afroestadounidense, con Omar Obaca como su versión local: “Hacé historia, votá al primer presidente negro de la Argentina”. Hasta aquí supongamos que se trata de un paralelismo válido. Pero pronto siguen frases como “Votá en negro”, “Basta de dólar blue (...) se viene el peso black” y “Negro brillante/negro mate”, donde se va cristalizando que, en realidad, la campaña gira alrededor de la burla del color de piel de Obaca, hasta caer en el racismo vulgar del mito del hombre afro hipersexuado con slogans como “El negro sí puede”, “Qué tamaño de propuesta” (rematando con un falso logo partidario compuesto por el símbolo griego p, seguido de la letra jota de nuestro abecedario). En su apartado sobre normas de conducta y seguridad la empresa advierte a los usuarios del servicio que a la hora de compartir material tengan presente lo siguiente: “No publicarás imágenes (...) que promuevan o fomenten el odio étnico, racial, sexual, de género, religioso o de cualquier otra índole”. No obstante, para promover a la empresa sí vale ridiculizar, estereotipar, subestimar y estigmatizar.

Como si la alevosía de esta campaña tan agresiva y abiertamente racista fuese poco, es de destacar la gran repercusión que ha tenido en los medios de comunicación hegemónicos. El racismo y la supremacía racial blanca están tan naturalizados que no sólo esa campaña no parece incomodar a algunos de los grandes medios. Al contrario: le dieron su aval con una amplia cobertura acrítica en los diarios de mayor tirada nacional y varias señales de radio y televisión.

Los parámetros de conducta que rigen las relaciones sociales al interior del sistema/mundo en el que vivimos (capitalista) tienen en su matriz ideológica el racismo, ideología que plantea la existencia de distintas subrazas al interior de la raza humana y una relación jerarquizada de las mismas, donde la superior es la blanca y la inferior, la negra. Debemos llamarnos a la reflexión sobre este fenómeno, sin dudas presente en nuestra sociedad. Sin embargo, y lamentablemente, la normalización del racismo es un escándalo que parece importarles a pocos. A juzgar por el beneplácito que ha recibido la campaña, pareciera lo más normal del mundo reírnos de la idea de que un negro pueda ser presidente en la Argentina. Algo parecido a las dudas y a la gracia que causó en algunos la idea, aquí y en Bolivia, de un presidente indígena.

Desde la recuperación democrática a esta parte, Argentina dio un giro que, aunque insuficiente, no deja de ser significativo en su histórica negación de dicha problemática. En 1995 se creó el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo; en 2001 el Estado argentino participó y adhirió al Plan de Acción de la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia de Durban (Sudáfrica). Más recientemente, se incorporó la variable afrodescendiente en el Censo Nacional de 2010 y en 2013 se sancionó el Día Nacional de los/as Afroargentinos/as y la Cultura Afro. Ahora, en el ámbito de la representación política, en los ámbitos de toma de decisión, la presencia de afrodescendientes pareciera ser un chiste.

Fansworld TV acierta cuando sostiene que Omar Obaca es “distinto por sus ideas y distinto también porque es negro”. No porque los argentinos no seamos negros (de hecho muchos lo somos), sino porque la composición monocromática de nuestros representantes delata que nuestras elites son blancas. Esto nos debería prender una luz de alarma entre los sectores progresistas e iniciar un debate profundo sobre el modelo racial de nuestra democracia.

* Presidente de Diáspora Africana en la Argentina (Diafar).

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.