EL PAIS › EL SOCIALISTA MIGUEL LIFSCHITZ SE IMPUSO EN LA GOBERNACION DE SANTA FE POR 1776 VOTOS

Por un pelito, pero suficiente para ganar

El socialista obtuvo 584.557 votos y Miguel Del Sel, 582.781. El peronista Omar Perotti llegó a los 558.975. El candidato del macrismo se negó a reconocer la derrota y buscaba la forma de realizar nuevas impugnaciones.

 Por Luis Bastús

Desde Rosario

Ni siquiera fueron dos mil los votos por los que el gobernador electo de Santa Fe es Miguel Lifschitz y no Miguel Del Sel, tal como vaticinaban los principales referentes del Frente Progresista Cívico y Social en el umbral del cierre del escrutinio definitivo. Fueron 1776 santafesinos más los que hicieron la exigua mayoría triunfante de entre los casi dos millones de votantes que el domingo 14 eligieron el gobierno provincial desde diciembre próximo hasta 2019. La diferencia esta vez fue más apretada que la obtenida en 2011, cuando Antonio Bonfatti le ganó también al humorista por 62 mil votos: 674.000 contra 612.000. Del Sel volvió a quedar con las ganas de dar un batacazo.

Según el resultado del recuento definitivo, el socialista rosarino y el radical esperancino Carlos Fascendini se impusieron con 584.557 votos sobre la fórmula de Unión PRO integrada por Miguel Del Sel y Jorge Boasso, que consiguieron 582.281 sufragios y que no quisieron reconocer su derrota, como tampoco ningún dirigente del macrismo. Por el contrario, anoche deliberaban en pos de insistir con su propósito de impugnar la elección. Aguardaban la respuesta del Tribunal Electoral a sus objeciones y evaluaban buscar otras instancias si fuera necesario. (ver aparte) En tercer lugar quedó la fórmula de Omar Perotti y Alejandro Ramos, del Frente Justicialista para la Victoria, 25.582 votos atrás del binomio vencedor: obtuvo 558.975 votos.

En un pelotón posterior, y fuera de expectativas, quedó el candidato del Frente Renovador, Oscar “Cachi” Martínez, con 70.457 sufragios, seguido por el postulante del Frente de Izquierda de los Trabajadores, Octavio Crivaro, quien obtuvo 44.707 votos. Hubo 66.042 en blanco y 62.485 anulados. La suma de todas esas voluntades llegó casi al 77 por ciento del padrón provincial. Estas cifras, que circularon anoche en Santa Fe de manera extraoficial, serán publicadas en las próximas horas por el Tribunal Electoral.

El resultado final confirma la tendencia del escrutinio provisorio –que llegó hasta el 95 por ciento de las mesas escrutadas–, donde Lifschitz aparecía con 558.352 (ahora sumó 26.205), Del Sel con 556.224 (se agregaron 26.057), Perotti con 532.156 (sumó 26.819), Martínez 66.962 (3495) y Crivaro 42.394 (2313). Del provisorio al definitivo, los votos en blanco sumaron 2927 y los anulados, otros 3.927.

Aquella noche, Lifschitz cantó victoria cuando el conteo aún lo daba unas décimas debajo de Del Sel y terminó confirmando el pálpito de sus mesas testigo: 2128 votos más que su adversario. Esa diferencia disminuyó un poco más aún: 1776 votos.

Ahora restan 24 horas en las que todos los partidos políticos que participaron del comicio tienen derecho a presentar pedidos de impugnación y objeciones al proceso electoral. De todos modos, en las filas del Frente Progresista ya desde temprano en la tarde se empezó a festejar a cuenta (ver aparte).

Pero en el PRO no se rinden y persisten en su reclamo impugnador. Anoche el diputado provincial Federico Angelini explicó a Página/12 que aguardan las 24 horas siguientes para que el Tribunal Electoral que preside el titular de la Corte Suprema, Roberto Falistocco, responda a los planteos. En concreto, se trata del pedido para que se reabra el comicio para “más de 3000 policías” que aquel domingo no votaron porque –sostienen– no tenían urnas complementarias en sus lugares de trabajo. Otra objeción estriba en su pretensión, ya desestimada antes, de reabrir las 7628 urnas del comicio y contar voto a voto. “En una elección de tan mínimo margen de diferencia debería haberse contado todo de nuevo. Porque se abrieron algo más de 500 urnas, menos del 10 por ciento, y sólo con esa proporción ya achicamos diferencias. Lamentablemente, al 70 por ciento de los santafesinos que no votó al gobernador electo le quedará la duda de quién ganó la elección de 2015. No digo que haya habido mala fe, sino que hubo errores de carga, errores humanos, que ameritaban revisar todo el proceso”, argumentó Angelini.

La última localidad escrutada ayer fue Tartagal (cinco mesas, 1634 electores), en Vera, escenario de una denuncia del PRO. “Allí nuestros fiscales llegaron a las 8.05, pero las autoridades del colegio no les permitieron entrar porque dijeron que ya estaban los fiscales del PRO. Eso consta en la denuncia policial que radicamos”, dijo. A la par, impugnaron una decena de mesas en Rosario cuyas autoridades “fueron afiliados al socialismo, algo prohibido por ley”, argumentó.

Su par de Peronismo Federal, Alejandra Vucasovich, defendió números propios. “Tenemos una pequeña diferencia a favor. Lo más democrático hubiera sido reabrir todas las urnas y quedarnos todos tranquilos.”

Se espera que hoy haya una comunicación oficial desde el Tribunal Electoral. Pese a la resistencia del PRO a aceptar la derrota que le quedó atragantada al candidato presidencial Mauricio Macri, cuando viajó hace diez días a Santa Fe para festejar un esperado triunfo, Lifschitz brindará hoy dos conferencias de prensa como gobernador electo, a la mañana lo hará en Santa Fe y al mediodía en Rosario.

Compartir: 

Twitter
 

El socialista Miguel Lifschitz festejó su triunfo y será el sucesor de Antonio Bonfatti.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.