SOCIEDAD › DECLARARON LA HERMANA DE SCHAEFER Y LOS ABOGADOS QUE ESTABAN EN EL COUNTRY CUANDO FARRE ATACO A SU EX MUJER

El largo camino para juntar piezas del femicidio

Los abogados civiles que estaban en la casa aseguraron que no
vieron el inicio del ataque; uno de ellos declaró seis horas.
“La carátula de la causa no cambió”, aseguró la fiscal a cargo.

 Por Soledad Vallejos

Fernando Farré, el ejecutivo que el viernes pasado degolló a su ex esposa, Claudia Schaefer, en una casa del country Martindale, sigue acusado de “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por contexto de violencia de género”, aseguró ayer a este diario la titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Delitos Conexos a la Violencia de Género, Carolina Carballido Calatayud. La funcionaria judicial desmintió, así, las versiones según las cuales estaría considerando modificar la carátula por una acusación más leve, que considerara la posibilidad de “emoción violenta”. “No cambio la carátula. Sostengo mi calificación. Por ahora”, dijo Carballido Calatayud. Ayer “declararon varias personas” en la UFI, entre ellas Sandra Schaefer, hermana de la víctima, y uno de los abogados civiles –letrado de la víctima– que se encontraban en la casa al momento del femicidio, y que, informó la fiscal, “declaró durante seis horas”, y aportó información que “sí sirvió”. Mientras que Farré sigue detenido en La Plata, los hijos que tuvo en común con Claudia Schaefer se encuentran con la hermana de la víctima, informó la fiscal, que desmintió la versión según la cual los dos niños y la niña se encontraban al cuidado de la familia paterna.

En la UFI ayer también declararon otros abogados civiles, uno que representaba a Farré en el trámite de divorcio y otro que no estuvo en la casa del lote 5 de Martindale el viernes, al momento del asesinato, pero es titular del estudio que representaba a Schaefer. Las identidades de los letrados no trascendieron, pero fuentes judiciales informaron que, según declararon, se encontraban en el jardín de la propiedad cuando empezaron a escuchar gritos de la madre de Farré, y que poco después –también desde allí– la vieron romper el ventanal de una habitación para intentar detener a su hijo.

El abogado que representaba a Claudia Schaefer declaró que, luego, se asomó por ese ventanal, que daba al vestidor; por lo que vio, comprendió que Farré había atacado a su ex mujer. El abogado salió en busca de un teléfono y llamó al 911 para pedir auxilio. Fuentes de la investigación aseguraron que ese mismo profesional declaró ante la fiscal que en ese momento no había advertido que el ataque había sido realizado con cuchillos.

Ante Carballido Calatayud también brindaron declaración testimonial el titular del estudio que representaba a Schaefer en el divorcio y la hermana de la víctima. El contenido de esas audiencias no trascendió. La abogada civil que representaba a Farré en ese proceso, integrante del estudio Gallegos, viajó a Europa el mismo día del femicidio, tras formalizar una declaración en comisaría, pero fuentes judiciales señalaron que la ampliará en sede judicial al regresar del viaje.

La madre de Farré, quien advirtió el ataque y dio la alarma a los abogados, no será llamada a declarar. La fiscal Carballido Calatayud no la convocará porque el Código Procesal le impide declarar en contra de su hijo.

Ayer por la tarde, luego de recibir las declaraciones testimoniales, la fiscal se dirigió junto con integrantes de la Policía Científica a la casa del country Martindale, para llevar adelante unas “diligencias” pedidas por el abogado defensor de Farré, Gustavo Alvarez. La instrucción está lejos de ser dada por finalizada: “Hay un montón de elementos para seguir investigando, falta todavía”, aseguró Carballido Calatayud, quien se abstuvo de dar a conocer el contenido de todas las declaraciones porque “tengo una causa penal a cargo, no corresponde hablar de eso”, también para “no ir en contra de la estrategia fiscal”.

La hermana de Schaefer, quien está a cargo del cuidado de los tres hijos de la pareja –una niña de 14 un niño de 11 y otro de 8–, está siendo acompañada por un equipo interdisciplinario de la UFI.

De acuerdo con fuentes judiciales, la fiscal Carballido Calatayud ordenará la realización de peritajes psiquiátricos y psicológicos a Farré, para establecer el estado de salud mental del acusado y determinar la adecuación, o no, de la hipótesis del abogado Alvarez, quien desde el domingo brinda entrevistas a distintos medios para fortalecer la idea de la “emoción violenta”.

La autopsia practicada a Schaefer estableció que, antes de ser degollada, ella se defendió del ataque de Farré, quien en la agresión casi le cortó la falange de un dedo. Las evidencias señalan que Farré –quien tiene lesiones en las manos–, al asestar cuchilladas al cuello de la mujer lo hizo por detrás. El cuerpo de Schaefer tenía puntazos en el pecho y en otros lugares del cuerpo. Los investigadores establecieron que para el crimen se utilizaron los dos cuchillos secuestrados en el lugar.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.