SOCIEDAD › ESTUDIANTES SECUNDARIOS DEBATIERON CON CHINA SUáREZ SOBRE EL FILM

Mano a mano por “Abzurdah”

Alumnos de tercer año vieron la película y luego discutieron con la actriz y la directora, Daniela Coggi. El impacto de la historia sobre bulimia y anorexia, la mirada sobre la enfermedad y hasta el lugar del cine argentino en los adolescentes.

Más de 150 adolescentes que cursan tercer año en los colegios García Lorca y Nacional de Buenos Aires participaron ayer del programa Los Chicos y el Cine, de la Academia Argentina de Cine. En el evento se proyectó la película Abzurdah y los jóvenes tuvieron la oportunidad de debatir sus pareceres sobre el largometraje con la actriz principal María Eugenia “China” Suárez y la directora, Daniela Coggi. Los estudiantes calificaron la experiencia como “una gran oportunidad para sacarse prejuicios en torno del cine nacional y conocer a los que trabajan en ese ambiente” para discutir cara a cara sus obras.

Abzurdah cuenta la historia de una adolescente que entre sus 16 y hasta cumplir 20 años atraviesa una relación obsesiva con un hombre diez años mayor. La joven se torna autodestructiva, se aleja de afectos y pierde el interés en otros aspectos de la vida. La joven desarrolla un trastorno alimentario que se va agravando con el pasar de los meses.

Milagros tiene 16 años y Paula 15, cursan tercero en el Colegio Nacional de Buenos Aires. Se separaron de un nutrido grupo de amigas que consolaba a una joven muy sensibilizada por la proyección para hablar con Página/12. Entre algunos sollozos, su amiga explicaba que había vivido la enfermedad “así como en el film” y que la lectura del libro que inspira la película Abzurdah la había “marcado a fuego”.

“A mí me parece muy bien que acerquen el cine nacional, uno suele tener mala predisposición con estas producciones. A veces tenés una idea que no es sobre lo nacional y que te aleja, algo que quizás logra cambiarse con estas actividades”, explicó Milagros.

“Nos gustó mucho la idea, esto de ser invitados a la proyección, conocer a la actriz principal y a la directora”, agregó su amiga Paula. “A mí me dio la sensación de que la directora y actriz no llegan a dimensionar lo que produce en los jóvenes esta película. Pero eso depende de la persona que lo ve, de cómo impacta en cada uno. No creo que esta película incite a los desórdenes, creo que ayuda a reflexionarlos”, opinó Paula.

Yo pienso que “quizás un poco sí y es lo que le planteamos a las profesionales”, agregó Milagros. “La idea puede ser mostrar el porqué ella se hace anoréxica, pero quizás a un joven lo fija la impresión de ver el transcurso de la enfermedad. Nosotras conocemos experiencias cercanas de desórdenes y por ahí hablamos de nuestros pareceres”, matizó la joven.

Victoria Páez tiene 16 años y Simona Barlaro 15; ambas calificaron la experiencia como “muy buena” aunque no se sintieron representadas como adolescentes por Abzurdah.

Según Simona, la película “muestra la mirada que hay constantemente hacia el cuerpo de la mujer. Yo tengo una persona cercana que leyó el libro y tomó los tips que da y creo que es arriesgado el mensaje de que lo cuente la persona que atravesó la experiencia” de la enfermedad. “El mensaje da a entender que está bien tener trastornos porque total sos absurdo por ser adolescente”, agregó Victoria.

De todas formas, explicó Simona, es “muy loco, sorprenderte con que está la China Suárez para contestar tus dudas, o la directora. En ese momento los prejuicios con la película se van”. “Hablando, la actriz te resulta agradable, la directora te permite conocer con qué intención se generaba la película. La experiencia está muy buena”, agregó Victoria.

Sofía y Sofía son dos amigas de quince años. Ellas discutieron sobre el mensaje de la película: “Los adolescentes nos solemos sentir identificados por problemas alimentarios dada nuestra disconformidad no solo con el cuerpo sino con lo que nos rodea. Quizás la lectura que uno puede hacer es que como adolescente está aceptado autodestruirse o estar disconforme porque total es el momento”, concluyeron.

Estos fueron los planteos que los jóvenes hicieron a la directora y la actriz principal. Ante las opiniones, Suárez contestó que “en la película está muy bien contada la enfermedad desde la primera persona de la joven. No lo vi como un mal mensaje”, agregó. Además, interpelada sobre la falta de pertinencia de este tema con lo local, expresó su sorpresa con que “Argentina de los países con más casos de anorexia y bulimia, el segundo en el mundo”, señaló. “Para mí la película no justifica la enfermedad”, opinó la actriz. Recibí muchos mensajes de chicos a quienes les había ayudado verla. Todos tenían a alguien cercano que había pasado por eso. En lo particular a mí me deja varios mensajes, pero sobre todo el tema de la atención de los seres queridos y lo que sufre quien atraviesa la enfermedad”, finalizó.

Por su parte, Coggi agregó que la intención es contar una experiencia, porque “las personas no son una enfermedad. Tienen una historia personal determinada. El film viene a mostrar qué pasa cuando no podés hablar de algo o transmitir ese dolor. Decidimos centrarnos en el duelo amoroso para ver qué era lo que la conducía a su reacción, pero no consideramos que la película hubiera sido para justificar el trastorno”, concluyó.

Informe: María Fernanda Rezzano.

Compartir: 

Twitter
 

María Eugenia “China” Suárez y Daniela Coggi, en diálogo con jóvenes de dos colegios.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.