SOCIEDAD

Una mancha inoportuna

Luciano Sosto, el sommelier que está siendo juzgado por la violación y el homicidio de su madre, pidió a sus amigos “ir a ventilar” y a “limpiar una mancha de sangre” en el departamento donde los forenses acababan de retirar el cadáver, reveló ayer en el juicio un amigo del imputado. Máximo Lucioni, de 46 años, declaró en el debate por el crimen de Estela Garcilazo. El testigo aseguró que Sosto les dijo: “¿Me acompañan abajo? Porque yo quiero ventilar el departamento porque quedó un olor muy fuerte y quedó una mancha de sangre que quiero limpiar”. Lucioni recordó que entonces él lo acompañó y se hizo cargo de las tareas de limpieza porque vio con un “desborde emocional” a su amigo.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.