SOCIEDAD › UN AVANCE CONTRA EL VIH EN EL QUE PARTICIPO UN CIENTIFICO ARGENTINO

En busca de eliminar el virus

El virólogo e investigador del Conicet Juan Pablo Jaworski formó parte de un equipo de la Universidad de Oregon que probó exitosamente en monos unos anticuerpos monoclonales neutralizantes del VIH-sida, que pueden favorecer la eliminación de los reservorios del virus.

Un equipo de la estadounidense Universidad de Salud y Ciencias de Oregon, en el que participó el virólogo argentino e investigador del Conicet Juan Pablo Jaworski, probó exitosamente en monos unos anticuerpos monoclonales neutralizantes del VIH-sida, que pueden favorecer la eliminación de los reservorios del virus. El trabajo que describe un posible tratamiento del VIH fue publicado en la revista Nature Medicine.

“Celebramos este descubrimiento, ya que es un avance importante en la investigación básica que podría favorecer la eliminación de los reservorios del VIH si es administrado en pacientes con infección aguda”, dijo el presidente de Fundación Huésped, Pedro Cahn. “Si bien es una buena noticia, es prematuro evaluar su potencial impacto en la práctica clínica”, evaluó.

Actualmente, es posible controlar la enfermedad combinando drogas antirretrovirales que limitan la replicación viral y restablecen la función inmunológica de los pacientes infectados, aunque no son capaces de eliminar al virus del organismo porque se incorpora al ADN celular y establece un reservorio de por vida.

Los anticuerpos neutralizantes monoclonales mNAbs “tienen la capacidad de promover la destrucción de estas células persistentemente infectadas, y eliminar por completo al virus del organismo”, describió Jaworski. El investigador consideró que “estos resultados constituyen un gran sustento para comenzar a utilizar estas terapias en la clínica médica; sin embargo hay que esperar las pruebas definitivas en humanos infectados”.

El grupo liderado por Nancy Haigwood desarrolló un modelo de infección con el virus de la inmunodeficiencia de los simios y la proteína de envoltura del VIH, a la cual llamaron SHIV. El virus fue introducido en monos de un mes de vida y se observó que los animales no tratados presentaban una elevada carga viral, una disrupción de la respuesta inmune y una veloz progresión de la enfermedad. Una vez dentro del organismo, el virus se propagaba de manera tal que a las 24 horas era detectado en múltiples tejidos.

Utilizando este modelo de virus, se analizó el rol de los anticuerpos neutralizantes (NAbs, por su nombre en inglés) en la patogénesis causada por el virus. En una segunda instancia, los animales fueron infectados con SHIV y 24 horas más tarde recibieron un tratamiento con NAbs monoclonales (mNAbs) de última generación. El tiempo transcurrido entre la exposición y el tratamiento le permitió al virus diseminarse por todo el organismo, y se detectaron focos de replicación viral en diversos tejidos periféricos. Los investigadores observaron que el tratamiento temprano con NAbs logró eliminar los focos en sólo dos semanas, evitando de esta manera el avance de la enfermedad ya que no volvió a detectarse el virus en sangre ni en tejidos periféricos en ninguno de los animales tratados.

Compartir: 

Twitter
 

El trabajo que describe un posible tratamiento del VIH fue publicado en la revista Nature Medicine.
Imagen: Corbis
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared