SOCIEDAD › AMAINAN LAS LLUVIAS EN EL LITORAL, PERO LA INUNDACIóN MANTIENE PUEBLOS AISLADOS

El agua sigue camino a la emergencia

En la ciudad de Santa Fe, la crecida del Salado llevó al intendente a sostener que “se vive una situación compleja e inédita”. En el Litoral ya son unos 28 mil los afectados. En el sur de Corrientes se asiste a los pueblos mediante tractor o a caballo.

Las inundaciones no dan tregua en el Litoral. Ayer, el intendente de Santa Fe aseguró que en la provincia se vive “una situación compleja e inédita”, puesto que a la crecida del Paraná se le sumó un repunte del río Salado, por lo que varias rutas se encuentran cortadas por agua sobre la calzada. El agua y la imprevisión dejaron ya un total de 28 mil afectados en la región. En el sur de Corrientes, la atención sanitaria a los pueblos afectados por inundaciones y de difícil acceso llega en tractores y caballos. Mientras la complicada situación en Entre Ríos mejora con lentitud, en Formosa el río Paraguay se mantiene estable, aunque el número de evacuados no baja.

Si bien los datos de Prefectura Naval Argentina para la provincia de Santa Fe reportaron que el nivel del Paraná se mantenía sin cambios en los puertos de San Lorenzo, Rosario y Reconquista, el intendente de la capital José Corral aseguró que “en el año precipitaron 700 milímetros en la ciudad y 200 sólo en lo que va de abril”. El jefe comunal apuntó que se vive “una situación muy compleja”, porque “el Paraná está en valores extraordinarios y sostenidos desde hace cuatro meses, y además las autoridades de la provincia esperaban un pico en la crecida del Salado”. Corral añadió que “con los ríos altos durante tanto tiempo, las napas freáticas suben también a valores altísimos, por lo que no hay ninguna capacidad de filtración y tenemos problemas con los pozos negros en donde no hay cloacas”. Además agregó que su administración aprovechará la emergencia “para convencer a algunas familias que viven en el valle del Salado que lo mejor será ubicarse en otros terrenos que ya tenemos identificados”.

Según el último reporte del municipio local, son 558 los evacuados por la crecida del Paraná en el ámbito de la capital santafesina, en su mayoría pertenecientes a la zona de la costa, con 208 personas en refugios ubicados en Vuelta del Paraguayo; 105 en El Bañado, y 94 en casillas construidas frente al riacho Santa Fe, en adyacencias a la ruta nacional 168. Asimismo, los accesos a las regiones sur, centro y norte de toda la provincia permanecen con calzadas húmedas, resbaladizas y con banquinas inestables por la presencia de lluvias y lloviznas de variada intensidad, mientras que algunas rutas directamente continúan cortadas.

Por su parte, las autoridades de Defensa Civil de Entre Ríos informaron que la merma en la intensidad de las lluvias permitió que varias familias afectadas por las inundaciones comiencen a regresar lentamente a sus hogares. Cabe consignar que esta provincia mesopotámica registra más de 12 mil damnificados por las copiosas precipitaciones que provocaron el desborde de ríos y arroyos, el desbarrancamiento de sectores costeros, el aislamiento de numerosas localidades y el colapso de los sistemas cloacales, entre otros servicios.

A este respecto, en San José Feliciano, situada cerca del límite con Corrientes, llovieron casi 800 milímetros en menos de una semana, lo que provocó el anegamiento de prácticamente todas sus casas. Como consecuencia del temporal, un trabajador rural de 65 años de edad falleció ahogado tras ser arrastrado por la correntada cuando intentaba cruzar un arroyo en un paraje del departamento Paraná. Otras localidades como Santa Elena y San Gustavo, ambas en el departamento La Paz, permanecen incomunicadas. Precisamente el tránsito en la ruta nacional 12 a la altura de Santa Elena se habilitó recién ayer por la tarde para camiones y ómnibus tras el corte por agua en la calzada que se mantenía desde hace varios días. En tanto, al este de la provincia, Villa Paranacito –cabecera del departamento Islas– mantiene a sus 7 mil pobladores afectados por la creciente del río Uruguay, que anegó la ruta de acceso y numerosas viviendas.

Corrientes declaró el estado de emergencia debido a las intensas e incesantes lluvias que generaron miles de evacuados en localidades de la provincia, como Esquina, Pueblo Libertador, Sauce y Monte Caseros. Ricardo Cardozo, ministro de Salud provincial, aseguró que su cartera envió médicos y enfermeros “que van casa por casa a las zonas afectadas”, aunque afirmó que “hay lugares de difícil acceso y debemos trasladarnos en tractores o caballos para poder ingresar”. En esa línea, la directora general de Epidemiología de la provincia, Claudia Campías, dijo que en todos los lugares anegados a los que llegaron “se brinda asistencia médica y vacunación sobre todo antigripal, según grupo etario”, y agregó que además “se entregaron refuerzos de alimentos, elementos para curaciones, pastillas potabilizadoras y productos de limpieza, fundamentales para prevenir complicaciones como diarrea o problemas de micosis y de piel, que se suelen dar cuando hay humedad excesiva”.

En situación de emergencia por las crecidas de los ríos Paraná y Paraguay, más de 5200 personas resultaron damnificadas por las inundaciones en las localidades ribereñas del Chaco. El subsecretario de Gobierno y Justicia, Mario Sandoval, sostuvo que Isla del Cerrito, con 1900 habitantes, “es la localidad más afectada, ya que se encuentra aislada y sólo se puede llegar a través de embarcaciones”, y anticipó que las variaciones a las que se ven sometidos los ríos producto del fenómeno del Niño continuarán hasta mayo o junio, por lo que “lamentablemente el día después aún está lejos”.

En la ribera formoseña, el nivel del río Paraguay se mantiene en 8,33 metros y son 5 mil las personas afectadas. En la ciudad capital, el predio de la Sociedad Rural, la ex fábrica Textil, el polideportivo policial y los alojamientos del Regimiento de Monte 29 funcionan como centros de evacuados, en tanto en Clorinda se construyeron módulos habitacionales a la vera de la ruta nacional 11 y en el playón de la plaza Maradona.

Por último, el Servicio Meteorológico Nacional dio el anhelado anuncio del cese de alerta por tormentas fuertes para las provincias de Chaco, Corrientes, norte de Entre Ríos, Formosa, Misiones y norte de Santa Fe. Según el organismo, en esa zona se evidencia un “mejoramiento”, aunque adelantó que “las condiciones meteorológicas permanecerán inestables en la región del Nordeste argentino al menos hasta mañana”.

Compartir: 

Twitter
 

En Corrientes, las lluvias intensas provocaron miles de evacuados en localidades como Esquina, Pueblo Libertador, Sauce y Monte Caseros.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.