SOCIEDAD › UN AñO DE PRISION EFECTIVA A UN POLICIA RETIRADO POR AMENAZAR A LA MADRE DE SU HIJO

El costo de perseguir a la ex

Primero le gritó porque no le permitió llevarse del colegio a su hijo y luego la persiguió con el auto hasta encerrarla. Al día siguiente, volvió a amenazarla, esta vez ante una comisaría. Lo condenaron a prisión.

La Justicia porteña condenó a un ex oficial de policía de 42 años a “un año de prisión, de efectivo cumplimiento” por amenazar en dos oportunidades a su ex mujer, enfermera de la misma fuerza, con quien tienen un hijo en común. El condenado J.M.A., que actualmente trabaja como “técnico en refrigeración”, amenazó en la calle en dos días consecutivos del año pasado a D.E.C.: la primera vez, le gritó porque ella no le permitió retirar a su hijo del colegio, luego la persiguió en auto hasta encerrarla y amenazarla, cuando ella llevaba al chico; la segunda, al día siguiente, en la puerta de una comisaría a la que ella había ido a notificar que la justicia había dictado medidas de restricción de acercamiento para protegerla de él. De acuerdo con el juez Norberto Tavosnanska, titular del Juzgado Nº 17 en lo Penal, Contravencional y de Faltas, los documentos, los testimonios de la víctima y de testigos acreditaron que hubo “delito de amenazas” en dos oportunidades y “en un contexto de violencia doméstica”. Sobre el ex policía J.M.A., además, pesaban “condenas anteriores”.

El fiscal Mauro Tereszko había pedido una pena de un año y ocho meses de prisión, por considerar que el expediente trataba episodios ocurridos en “un contexto de violencia de género ‘de manual’, donde se visibilizan todos los ciclos de la violencia”. En tanto, la defensa había pedido la absolución al entender que “no se pudieron probar los hechos”, pero que, en caso de que de todos modos mediare condena, la sanción fuera “la mínima legal”, que en el caso del delito de amenazas “para alarmar o amedrentar” es de seis meses.

El 30 de junio del año pasado por la tarde, D.E.C. fue a buscar a su hijo L. a la escuela de Caseros y Avenida La Plata. Allí se encontró con su ex, J.M.A., quien “forcejeó para llevarse al menor” y luego se acercó a ella “y le refirió: ‘te voy a fajar, cancerígena de mierda’”, a sabiendas de que ella había padecido la enfermedad en su juventud. Ella subió a su propio auto con su hijo y echó a andar, mientras que J.M.A. la persiguió a bordo de otro auto, “encerrándola sobre la Av. Chiclana, luego de cruzar Av. La Plata, momento en que la escupió y le refirió: ‘hija de puta, ya vas a ver’”.

Asustada, D.E.C. llamó por teléfono a su abogado para contarle lo sucedido y él le recomendó ir a una comisaría a radicar la denuncia. Al día siguiente, ella concurrió a la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia –que elaboró un informe interdisciplinario de evaluación de riesgo– y mantuvo una entrevista con una jueza civil, que extendió las medidas. En compañía de su abogado, la mujer fue a la comisaría 34º para solicitar el botón antipánico. En la puerta del lugar se encontró con la nueva pareja de J.M.A., que empezó a decirle “no sabés con quién te metiste, no sabés lo que estás haciendo”. Minutos después, llegó al lugar el propio J.M.A.: al enterarse de las medidas de restricción de acercamiento, volvió a insultarla y amenazarla. Testigos de la policía escucharon lo sucedido y lo refirieron, luego, ante el tribunal que ahora lo condenó.

El juez, que para argumentar el fallo recurrió a la Ley de Protección Integral a las Mujeres y convenciones internacionales, también evaluó aspectos sociales e institucionales de los sesgos de género en la sociedad. Pero advirtió, de todos modos: “no comparto que necesariamente deba creerse en el relato de la víctima comoúnica prueba, ello debe ser valorado casuísticamente, o sea, cada caso en particular”.

En la causa declararon, además de la víctima, una psicóloga y una trabajadora social de la OVD, una sargento primera de la Policía Federal, que trabajaba en la Comisaría 34º, dos ex parejas y la hermana del condenado, autoridades de la escuela a la que asistía el hijo de la denunciante.

Compartir: 

Twitter
 

El hombre también la amenazó en la puerta de la comisaría 34a, frente a testigos.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.