SOCIEDAD › INSCRIBIERON A DOS MELLIZOS COMO HIJOS DE UNA PAREJA DE VARONES

Cuando la ley reconoce la voluntad de ser padres

Dos niños nacidos en Estados Unidos por “gestación por sustitución”, técnica popularmente conocida como “alquiler de vientres”, pudieron ser inscriptos en la Argentina por una pareja igualitaria de varones sin que su caso tenga que pasar por la Justicia. Los nenes fueron anotados con los apellidos de los dos papás. Los integrantes del colectivo de Abogados por los Derechos Sexuales (Abosex) señalaron que la decisión sienta precedente en el país, dado que el Registro Civil hizo un reconocimiento administrativo de la filiación de los mellizos al reconocer, para ello, la voluntad procreacional conjunta de los padres. “Los mellizos están inscriptos en la Argentina como hijos de ambos progenitores y llevan sus dos apellidos, acorde con su realidad familiar”, explicó el colectivo en un comunicado.

El jueves pasado, el director general del Registro Civil de Buenos Aires, Mariano Cordeiro, dictó una resolución a favor de la familia Tagliani Nieva para inscribir el nacimiento de los niños –ocurrido en Texas, Estados Unidos– y la filiación igualitaria de sus dos padres. Con esta decisión, Abosex (una organización compuesta por activistas legales comprometidos con los derechos humanos y los derechos sexuales orientados a la defensa de la comunidad LGTB) logró el primer reconocimiento administrativo en la Argentina de una familia compuesta por dos padres y dos niños mellizos, quienes nacieron en el exterior a través de gestación subrogada.

Tras el nacimiento de los nenes en Texas, en un principio la pareja que había accedido a la paternidad vía gestación por sustitución (o alquiler de vientre) recibió las dos partidas con una inscripción que no respetaba el principio de la voluntad procreacional.

Según un vocero de Abosex, esto sucedió porque “cada niño había sido anotado como hijo de la mujer que lo gestó y de uno de los dos integrantes de la pareja”, por lo que la posterior inscripción en la Argentina podría generar “algunas complicaciones”.

Según los especialistas, el procedimiento más correcto tendría que haber sido “que en Texas inscribieran a los mellizos a favor del matrimonio conformado por los dos hombres, al ser ellos los que expresaron la voluntad procreacional, con independencia de quien aportó el material genético”. Y si bien Texas fue uno de los estados conservadores que más se le resistió al matrimonio entre parejas del mismo sexo, la ley obtuvo protección constitucional en todo el territorio de Estados Unidos desde el 26 de junio del año pasado.

Puesto que el Estado argentino reconoció la voluntad procreacional, la inscripción de las partidas registró a cada niño como hijo de los integrantes de la pareja igualitaria, por lo que también portarán los apellidos de sus dos padres. Al respecto, Abosex detalló que el caso abre el debate político para “ponerle un freno a la judicialización de las vidas de la comunidad LGBT, a fin de evitar la discriminación, la discrecionalidad, el lucro y las demoras”, puesto que “los trámites administrativos garantizan el acceso, la gratuidad y la igualdad”. En esa línea, el colectivo de la diversidad sexual aseguró que esta decisión judicial “define un antes y un después para todas las familias que vendrán”.

Por su parte, los especialistas en Derecho de Familia apuntaron que si bien “es importante saber a quién pertenece el material genético a los fines del derecho a la información sobre los orígenes genéticos que tienen los niños, no lo es a los fines filiales, que es lo que surge de la inscripción de nacimiento”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.