SOCIEDAD › DENUNCIA DEL DEFENSOR POR LA DETENCION DE UN NENE

“Hasta le hicieron tocar el pianito”

El Defensor Público Gustavo Gallo denunció un caso de detención indebida de un chico de apenas ocho años. El caso ocurrió el viernes en un McDonald’s de la Capital en el que faltó un par de zapatillas en el pelotero. Del restaurante llamaron a la policía acusando a un nene de hurto. Los agentes detuvieron al chico, lo subieron al patrullero y lo llevaron al Centro de Admisión y Derivación, donde permaneció varias horas. Para más, el juez interviniente ordenó que le tomaran las huellas digitales, lo imputó por averiguación de hurto y recién entonces ordenó que lo llevaran a su casa, donde vive con su madre.

El caso fue denunciado por el Defensor Público Gustavo Gallo, que integra la Unidad Funcional para Menores de 16 años, de la Defensoría General de la Nación. Gallo le contó a Página/12 que “el hecho de que el nene, que vive con su madre y que está escolarizado, quede imputado en una causa implica que por la Ley de Menores (22278) puede quedar bajo tutela de la justicia. Esto es, se va a hacer un control social penal. El nene no tendría que haber sido detenido. Va a costar muchas presentaciones judiciales para que esa tutela cese”.

Acá –remarca el defensor– se ha actuado muy rápidamente para tipificar el hecho como un delito. “La policía debería haber dado intervención al Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y esto se hubiera evitado”, agrega Gallo.

El viernes a las 16 horas cuando la policía llegó al McDonald’s, detuvieron al nene, que estaba solo, y lo acusaron de llevarse unas zapatillas que no eran suyas. Luego de la detención, la policía dio intervención al juzgado de turno, el número 2, a cargo de la doctora Silvia Sassano. La Secretaria judicial María Martha Halperín ordenó el traslado al CAD y, además, mandó a que le tomen las huellas dactilares. Tras más de cuatro horas de detención en el CAD, el menor egresó con la Guardia de Abogados del Consejo del Niño y fue llevado a su casa en el barrio Ejército de los Andes.

“Todo esto es indignante, afirma Gallo, un chico de esa edad no debió ser detenido, ni permanecer en ese lugar –en referencia al CAD– tantas horas, es muy chico”. El Defensor Público remarca que “era por la vía administrativa que se tendría que haber resuelto, la policía debió dar intervención al Consejo del Niño, pero muy rápidamente transformaron el hecho en un delito”.

Es un nene de ocho años al que “le hicieron tocar el pianito, lo privaron de su libertad” y al que “la justicia con su acostumbrada diligencia, bajo el amparo de la Ley del Menor dispondrá que se lo tutele”, afirma el abogado.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.