SOCIEDAD › CIENTIFICOS DE EE.UU. LOGRAN CELULAS MADRE SIN DESTRUIR LOS EMBRIONES

Para sortear el cuestionamiento ético

 Por Malen Ruiz de Elvira *

La necesidad aguza el ingenio y los científicos de Estados Unidos llevan años buscando cómo disponer de células madre embrionarias para experimentación sin tener que destruir los embriones para obtenerlas. La razón es que el presidente George Bush se niega a que se utilicen fondos públicos para estos experimentos. Ahora una empresa de biotecnología consiguió derivar líneas estables de células madre a partir de células extraídas una a una de embriones de fecundación in vitro. Es la misma técnica que permite asegurarse de que un embrión no tenga taras genéticas antes de implantarlo.

En el diagnóstico preimplantatorio, que forma parte de las técnicas de reproducción asistida, el óvulo fecundado en laboratorio se deja desarrollar hasta que tiene entre ocho y 10 células. Entonces se extrae una célula a la que se le hacen los análisis pertinentes para evitar que el niño nazca con determinadas enfermedades. El resto del embrión se implanta en el útero de la madre para una gestación normal. Lo que han hecho los científicos de la empresa Advanced Cell Technology es extraer la célula y conseguir, sólo en algunos casos, que se multiplique para dar lugar a una línea estable de células madre.

En 10 experimentos diferentes con embriones desechados de procesos de fertilización in vitro sólo se obtuvieron dos líneas celulares, pero éstas llevan ocho meses multiplicándose y muestran todas las características de las células madre embrionarias, señala Robert Lanza, el director científico de la empresa, en la edición electrónica de la revista Nature. “La posibilidad de crear nuevas líneas y terapias con células madre sin destruir los embriones impediría los reparos éticos de muchos y permitirá generar tejido compatible para los niños y sus hermanos nacidos de los embriones a los que se ha realizado diagnóstico genético preimplantatorio.”

Otra posibilidad, no mencionada por Lanza, es que a todos los embriones de fertilización in vitro se les extraiga una célula para que cuenten con su banco celular personal cuando nazcan, en la esperanza de que surjan pronto terapias basadas en las células madre, por ahora inexistentes.

Robert Lanza y su empresa son bien conocidos en el mundo de la biotecnología humana. En 1998 anunciaron un experimento aberrante, en el cual un núcleo humano se desarrolló sólo hasta fases muy tempranas en el óvulo de una vaca. En 2001 realizaron, un domingo y con gran publicidad, el anuncio de la primera clonación humana, que resultó prematuro y los desprestigió. Sin embargo, también tienen sólidos logros. El año pasado consiguieron líneas de células madre embrionarias en ratones por la misma técnica que ahora aplicaron a humanos.

Las células madre embrionarias humanas, cotizadas por su capacidad potencial para convertirse en células de cualquier tejido del cuerpo, se extraen habitualmente de un embrión que se desarrolló hasta la etapa de blastocisto, lo que implica la destrucción del embrión. El trabajo actual muestra que se pueden extraer células de embriones menos desarrollados, de entre ocho y 10 células, y que el proceso permitiría que el embrión se desarrollara sin problemas en caso de implantarse.

* De El País, de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

La secuencia de las células.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.