SOCIEDAD › ACUERDO EN ESPAÑA PARA UNIFICAR LOS TALLES

Una medida sin estereotipos

El Ministerio de Salud acordó con las principales marcas de ropa femenina que los talles representen las mismas medidas. La decisión acompaña el combate contra el modelo de anoréxica.

En España, los principales empresarios de la moda firmaron ayer un acuerdo con el Ministerio de Sanidad para unificar los talles de las prendas de ropa femenina. Así, las españolas tendrán en todas las tiendas y para todas las marcas, la misma medida. La novedad se da en el marco de una campaña para combatir la anorexia, y se relaciona con la polémica norma mediante la cual el año pasado se prohibió allí que modelos demasiado flacas participen en los desfiles de moda.

Para llevar a cabo esta especie de proeza fashion –en toda Europa no existe una homogeneización de este tipo–, el gobierno español realizará a lo largo de todo 2007 un estudio antropométrico sobre 8500 mujeres de entre 12 y 70 años, con el fin de establecer las medidas corporales más frecuentes de la mujer española y aplicarlas en la creación de las nuevas tallas.

La información que surja de ese análisis estadístico será aplicada de manera progresiva en el plazo de 18 meses. Es decir que el plan consensuado entre las entidades que nuclean a los productores textiles, el Ministerio de Sanidad y las principales marcas de indumentaria femenina se irá concretando de manera progresiva en un lapso de varios años.

Además de la unificación de las etiquetas, el plan también prevé que el talle 46 deje de considerarse “especial”, al tiempo que prohíbe que los maniquíes expuestos en los negocios sean vestidos con ropa de medidas inferiores a 38.

Según Sanidad de España, el modelo de belleza que a veces promueve el mundo de la moda, asociado a una excesiva delgadez y a la búsqueda permanente de la juventud, es inalcanzable para la mayoría de las personas y puede contribuir a provocar, en casos extremos, trastornos de salud graves. Con la flamante normativa, aseguran, buscan combatir esa posibilidad.

No es la primera vez que la imagen que se transmite desde las pasarelas genera polémica en la Península Ibérica. En septiembre del año último, el gobierno regional de Madrid determinó que se excluyera de los desfiles a las modelos demasiado flacas. Para determinar quiénes podían subir a las tarimas y quiénes no, se pesaba y medía a las chicas y luego se calculaba su índice de masa corporal. Si el resultado era menor a 18 –el equivalente, por ejemplo, a 56 kilos para una mujer de 1,75 metros– las autoridades le impedían desfilar.

En la provincia de Buenos Aires rige una norma similar: la mentada Ley de Talles. En ella se obliga a los comercios a unificar criterios a la hora de definir las medidas que debe tener una prenda para pertenecer a cada talle. Es decir que, más allá del nombre que utilice cada marca para denominar a las medidas, la ropa del talle inferior debe adecuarse a las medidas que para esa franja establece el Instituto Nacional de Racionalización de Materiales (IRAM).

Si bien esta ley fue promulgada a principios de 2005, recién entró en plena vigencia este año. La causa de la demora fue que varias cadenas de indumentaria y algunos fabricantes interpusieron recursos de amparo en los que aseveraban que la obligación de cumplir esa norma los ponía en una situación perjudicial frente a los comercios del resto del país –sobre todo de los porteños–, que no tenían que hacerlo. Finalmente, se modificaron algunas cuestiones como la obligatoriedad de tener prendas en todos los colores de cada uno de los talles, la polémica quedó saldada y la normativa da por estos días sus primeros pasos en firme.

Compartir: 

Twitter
 

La ministra de Sanidad, Elena Salgado, con el presidente de los diseñadores, Modesto Lomba.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.