SOCIEDAD › OPINION

Mujer, HIV, educación sexual

 Por Hilda Kogan *

Junto al Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) y el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer (25 de noviembre), la jornada de mañana, Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, muestra la fuerza de convocatoria de los movimientos de mujeres en el mundo y es una ocasión para reflexionar sobre los progresos o retrocesos, exigir cambios y celebrar los avances conseguidos. Diversas normas de derecho internacional garantizan la vigencia de los derechos de las mujeres, como el Pacto Internacional de Derechos económicos, sociales y culturales –que prevé el derecho a la igualdad entre el hombre y la mujer en el disfrute de los derechos y al más alto nivel posible de salud física y mental de la mujer–; la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (de rango constitucional en nuestro país); el Protocolo Facultativo aprobado por el Congreso, y la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer. Pero la realidad muestra que en América latina entre un 10 y un 36 por ciento de las mujeres son víctimas de violencia doméstica. Investigaciones indican que las niñas que son testigo de los maltratos que sufren sus madres tienen más posibilidades de aceptar la violencia como una norma en el matrimonio. Sólo la ciudad de Buenos Aires recibe 7000 llamadas anuales a las líneas de asesoramiento por violencia doméstica. En materia de salud, una de cada tres mujeres de América latina queda embarazada antes de los 20 años y una de cada 160 muere como resultado del embarazo y el parto en hogares, según registros de Unicef de este año. En 2005, una tercera parte de los adultos que vivían con VIH-sida eran mujeres. Las relaciones sexuales sin protección (principalmente heterosexual) se han convertido en el principal modo de transmisión del VIH. Por ello, aunque los varones aún prevalecen, los nuevos diagnósticos casi los igualan: hoy se contagian 1,3 hombre por cada mujer, cuando en 1988 contraía el virus una mujer a razón de 15 hombres, según el Programa Nacional de Sida y el Ministerio de Salud. En Latinoamérica muchas niñas contraen el virus al ser violadas o abusadas sexualmente. Una instancia como la escuela puede ayudar a crear conciencia. Esta realidad fue tenida en cuenta por los líderes mundiales al formular los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Son ocho, que abarcan desde reducir a la mitad la extrema pobreza hasta abordar la mortalidad derivada de la maternidad y contrarrestar la epidemia de VIH, todo ello para 2015. Ahora bien: en los ODM se incluye la meta de promover la igualdad entre hombres y mujeres y la habilitación de la mujer como base para el éxito de los otros siete objetivos.

* Jueza de la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.