SOCIEDAD › ESTA FRENADA LA PUESTA EN MARCHA DEL NUEVO SUBTE

Línea H, eje de una disputa

El gobierno porteño quería inaugurar el nuevo subte antes de las elecciones. El gobierno nacional dice que la línea aún no está en condiciones de funcionar. Falta definir el operador

 Por Eduardo Videla

Un conflicto entre la ciudad y la Nación está frenando la puesta en marcha de la Línea H, cuyo primer tramo –bajo la avenida Jujuy, desde Once hasta la avenida Caseros– ya está terminado. El gobierno porteño, incluso, tenía previsto inaugurar mañana las obras, sin la circulación de trenes, pero el acto, hasta anoche, no estaba confirmado. Ocurre que para que los pasajeros puedan utilizar la nueva línea es necesaria la aprobación de la Secretaría de Transporte de la Nación. Tampoco está claro quién sería el nuevo operador del servicio: la idea de la ciudad es que se haga cargo Metrovías –la concesionaria de las otras cinco líneas–, desechando la idea original de que la pueda operar el propio Estado, a través de la empresa Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (Sbase). El enfrentamiento electoral entre Jorge Telerman y Daniel Filmus no es ajeno al conflicto.

Hace una semana, el ministro de Planeamiento y Obras Públicas de la ciudad, Juan Pablo Schiavi, cuestionó al gobierno nacional porque “obstaculiza” el avance de obras como el subte H y aludió específicamente a la Comisión Nacional para la Regulación del Transporte (CNRT), que “no autoriza” la puesta en marcha de las nuevas líneas.

Página/12 pudo saber, por tres fuentes distintas, que el gobierno porteño planeaba inaugurar la nueva línea en un acto a realizarse mañana. Y que incluso ya habían sido enviadas algunas invitaciones. Una de esas fuentes aclaró que se trataba de “una inauguración de obras, ya que la línea todavía no está operativa”. Anoche, el Ministerio de Obras Públicas porteño emitió un comunicado donde dice que “no informó acerca de la inauguración del subte H” y añadió que “tal información se dará con el debido tiempo a todos los medios”.

El subte H comenzó a construirse en 2003. Es una línea transversal que cruza la ciudad de Norte a Sur, cuyo primer tramo, de dos kilómetros, va desde Once hasta Caseros y Jujuy, pero que en su trazado definitivo llegará hasta Pompeya. Hacia el Norte, ya comenzó a construirse bajo la avenida Pueyrredón hacia Corrientes, hasta llegar a Retiro.

Las obras están terminadas, tanto en las estaciones como en el tendido de vías y la señalización, pero todavía falta instalar los molinetes. Otro punto a resolver es el de la operación, ya que si bien hay personal de Metrovías realizando tareas de capacitación para el manejo de la línea, lo cierto es que la concesionaria sólo tiene autorizado el manejo de las cinco líneas existentes y ninguna norma le otorga, hasta ahora, potestad sobre el futuro recorrido.

La historia del conflicto comienza en 1989, cuando el entonces intendente Carlos Grosso le cedió al Ministerio de Economía de la Nación la red de subterráneos para incluirlos en el proceso de privatización ferroviaria. Así, las cinco líneas y el Ferrocarril Urquiza fueron otorgados en concesión a la empresa Metrovías. Mientras tanto, para la ciudad quedó como empresa residual Subterráneos de Buenos Aires –propietaria de todos los activos inútiles para Metrovías–, luego convertida en una Sociedad del Estado (Sbase).

Sbase, que ahora depende del Estado porteño, fue la encargada de los proyectos y la construcción de la Línea H. En un principio, se pensó en que fuera la propia Sbase la que actuara como operadora estatal de la nueva línea. Pero eso no ocurrió y, de hecho, la única empresa que estaría en condiciones de operar la línea es Metrovías.

Por su parte, desde la CNRT rechazaron las acusaciones formuladas desde el gobierno porteño y, a través de un comunicado, se afirmó que “desde el punto de vista contractual del sistema de subterráneos, este tramo se encuentra fuera de la concesión de Metrovías SA, no habiendo intervenido la Comisión Nacional de Regulación del Transporte en ningún aspecto técnico ni jurídico del proyecto ni construcción de la obra”. En la Secretaría de Transporte, en tanto, dicen que “la línea aún no está en condiciones de operar, ya que Metrovías todavía está capacitando a su personal”.

El tema del transporte, como el de la policía y la Justicia, es uno de los reclamos de autonomía que ha formulado históricamente el gobierno porteño. Es que si bien la red de subtes pertenece a la ciudad, la concesión la maneja la Nación, así como el control de calidad del servicio, a cargo de la CNRT.

Compartir: 

Twitter
 

Línea H, estación Once.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.