SOCIEDAD › OCHO MUERTOS AL INCENDIARSE UN VAGON DONDE DORMIAN DOS FAMILIAS

La ola polar llevó la tragedia a Córdoba

Las víctimas fueron dos madres adolescentes y sus bebés, otros tres niños y un joven de 22. Todos estaban hacinados en un viejo vagón. La salamandra provocó el fuego y luego explotaron dos garrafas. Hubo otro muerto por el frío en el sur.

 Por Carlos Rodríguez

Dos garrafas y una salamandra a leña para combatir el frío intenso que azota a todo el país –en el sur se llegó a una mínima de 16,4 grados bajo cero– provocaron un desastre en la provincia de Córdoba. La precariedad, una vez más, fue la que puso la zancadilla mortal porque las víctimas, desde hacía un año, vivían hacinadas en un viejo vagón ferroviario de madera que se incendió en la madrugada de ayer. Ocho personas murieron calcinadas: dos madres adolescentes de trece y 14 años, sus bebés de tres y diez meses, tres niños de 2, 6 y 8 años y un joven de 22. El número de muertes provocadas en forma directa o indirecta por el frío sumó a un hombre de 65 años que vivía solo en Maquinchao, en la línea sur de la provincia de Río Negro. Las cifras generales, luego de dos días de nevadas y vientos helados, indican que hubo al menos trece personas fallecidas por el frío o por falta de medios para contar con una casa y una estufa acordes con las necesidades básicas. El Servicio Meteorológico Nacional ratificó que la ola polar seguirá hoy en todo el país, con pronóstico, en el área metropolitana, de marcas que en la Capital Federal podrían llegar a 1 grado bajo cero real, sin el artilugio de la “sensación térmica”. Para mañana se espera una módica mejoría: la mínima prevista es de cinco grados.

Ayer, la temperatura más baja se registró en Paso de los Indios, en Neuquén, donde se llegó a los 16,4 grados bajo cero. En Maquinchao, Río Negro, la mínima fue de 16 grados bajo cero y en ese escenario se produjo el fallecimiento de Héctor Viloría, de 65 años, que vivía, con la compañía de cuatro gatos, en el barrio La Pampa. El hombre tenía una vivienda de adobe muy precaria, al punto de carecer por completo de puertas, ventanas y calefacción. Lo encontraron muerto en su cama, arropado, en posición fetal. Sus vecinos dieron el alerta, alarmados por el coro de maullidos de los únicos seres vivos que quedaron en el interior de la casa.

Hubo también marcas bajo cero en Chapelco, Mendoza y en Villa Reynolds, San Luis. En los tres casos llegó a los diez grados bajo cero. El Servicio Meteorológico ratificó que hoy seguirá el tiempo “muy frío”, de norte a sur. Ayer, en la ciudad de Buenos Aires, la mínima fue de 1,3 grado. A las cinco de la mañana, cuando la marca era de 2,2 grados, la sensación térmica, por el viento del sudoeste que corría a diez kilómetros por hora, llegó a 1 grado bajo cero. Para hoy, en la Capital Federal, se espera una mínima de 1 grado bajo cero real y una máxima de apenas 12 grados. Para mañana se anuncia una suba general de la temperatura, que en la ciudad de Buenos Aires oscilará entre los 6 y los 13 grados.

El dato más crudo del frío vino ayer de Villa Valeria, una localidad ubicada 380 kilómetros al sur de la ciudad de Córdoba. En un accidente propio de la pobreza, murieron nueve personas y otras tres sufrieron graves quemaduras. El incendio ocurrió a la una de la madrugada de ayer, en un predio ferroviario. Allí, en el interior de un viejo vagón de madera, tenían su hogar dos familias desde hacía un año, según confirmó el intendente local, Ernesto Testore. “Eran familias muy humildes que vivían dentro de un vagón; era gente que había llegado de Villa Mercedes, San Luis, para trabajar en tareas rurales y albañilería.”

El jefe comunal confirmó que dentro del vagón había “dos garrafas grandes (de 15 kilos) y una salamandra alimentada a leña”. Como siempre en estos casos, Testore se limitó a decir que todavía “no se conocen las causas del incendio”, pero insistió en recordar que el vagón “era de madera...”. Los vecinos fueron los primeros en tratar de apagar el fuego y a los pocos minutos llegaron los bomberos voluntarios. “Era un vagón viejo, la madera estaba reseca. El fuego habría sido provocado por la salamandra. Una llama hizo arder un colchón y después se prendió todo”, dijo a Página/12 una fuente de la Municipalidad de Villa Valeria. Al parecer, por el calor, explotaron las garrafas.

En el siniestro murieron Ceferino Angel Tuama, de 22 años; Analía Celestina Ahregú, de 14; Marisol del Valle Abregó, de 13; Marcela Celeste Arrieta, de 8; Susana Camila Arrieta, de 6 años; Vanesa Alejandra Sitjas, de 2; Marilín Abregó, de 10 meses, y Jesica Talia Abregó, de sólo tres meses. En el incendio sufrió quemaduras Matías Alejandro Flores, de 20 años, quien tiene afectado el 60 por ciento del cuerpo. Flores fue llevado al Instituto del Quemado, en la ciudad de Córdoba, mientras que otras dos víctimas, de 4 y 10 años, quedaron internados en Río Cuarto. Sobre Flores se dijo que “por suerte no tiene afectadas las vías respiratorias”.

En el vagón vivían dos familias de escasos recursos, integradas por 13 personas. Sólo dos de ellas salieron ilesas por una simple razón: no estaban en el lugar. Villa Valeria es una localidad de 2500 habitantes. En la estación hay varios vagones abandonados. El fiscal de Huinca Renancó, José Daniel Carranza, que interviene en el caso, estimó que la estufa provocó el incendio. “Estamos esperando que lleguen los Bomberos (desde Córdoba) para hacer las pericias”, aclaró Carranza. En la zona, desde el lunes, se registran temperaturas de varios grados bajo cero.

En la ciudad de Buenos Aires, el gobierno porteño tuvo que asistir ayer a 102 personas que viven en la calle y que fueron llevadas a distintos hogares. Entre los que dormían a la intemperie había 25 niños. El operativo fue realizado con 20 móviles sanitarios de la Guardia Urbana, Defensa Civil y Buenos Aires Presente (BAP). Los paradores para alojar indigentes funcionarán, en estos días, durante las 24 horas.

La ciudad cuenta con tres lugares disponibles, uno para mujeres, otro para hombres y el restante para madres con chicos. Dada la cantidad de personas que duermen todos los días en distintas zonas del macro y microcentro de Buenos Aires, el Gobierno cuenta también con un centro de evacuados en el barrio de La Boca y con Puerto Pibes, un sitio destinado en forma exclusiva a los chicos. Las autoridades recordaron a los vecinos que “cuando hay personas durmiendo a la intemperie se puede avisar por teléfono al número gratuito 108”. Juan Carr, de la Red Solidaria, estimó que hay “12 mil personas que viven en la calle”.

La situación en el área metropolitana colapsó los servicios médicos domiciliarios. La Cámara de Emergencias Médicas dijo que en los últimos 15 días realizó más de 250 mil visitas, lo que significa un ciento por ciento más que lo habitual. Esto se debió, sobre todo, “a la llegada temprana de virus estacionales, como la gripe”.

Compartir: 

Twitter
 

El horror ocurrió ayer, en Villa Valeria, una localidad a 380 kilómetros al sur de la ciudad de Córdoba.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.