SOCIEDAD › OPINION

El derecho a la información

 Por Mabel Bianco *

Entre los derechos humanos de niñas, niños y adolescentes, el derecho a la información sobre sexualidad es fundamental y así lo reconocen las leyes recientes como la de salud sexual y reproductiva (2002), la de protección integral de la niñez (2004) y la de educación sexual (2006). A pesar de esto, aún no se enseña sexualidad en todas las escuelas ni se protege a niñas, niños y adolescentes. Quienes toman decisiones en los distintos poderes del Estado, en muchos casos se resisten. Cuando unos lo hacen, otros no, y así tenemos leyes y programas incumplidos de los cuales no se pide rendición de cuentas.

Mientras tanto, chicas y chicos se informan como pueden, a través de Internet, los medios de comunicación, otros jóvenes y/o algunos adultos que no saben o les informan mal, muchas veces para beneficio de quienes informan.

Entonces recurren a los servicios de salud buscando respuestas. Lamentablemente allí no abundan. Son escasos los servicios para adolescentes que reconocen el derecho a la información para adoptar decisiones libremente. Porque continuar o no un embarazo no planeado que no se pudo evitar es algo muy importante para esa adolescente y su familia. Todos quisiéramos que no llegaran a eso, pero poco hacemos para evitarlo. Cuando ocurre, necesitamos servicios públicos de salud que preserven la salud y la vida de esas jóvenes, independientemente de que tengan o no dinero para pagarlos, dado que esta angustia sólo la viven las pobres que no pueden pagar servicios seguros privados.

Lo ideal es que trabajáramos para que chicos y chicas no se expongan a estos riesgos. Ante esta falencia, encontrar grupos de profesionales de la salud en hospitales públicos que informen y asesoren a los jóvenes es alentador. Esto no nos debe hacer olvidar que también es necesario que las escuelas cumplan su papel, no reemplazando a los padres sino complementándolos. También que los medios de comunicación contribuyan mediante acciones proactivas y que no pensemos únicamente en aplicar prohibiciones. Lograr que las distintas instancias: escuelas, servicios de salud, medios de comunicación y la sociedad en su conjunto, informándolos y educándolos, les permitan tomar decisiones libremente. Este es el principal desafío.

* Médica, presidenta de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.