SOCIEDAD › ALARMANTE INFORME DE LA ASESORIA TUTELAR PORTEÑA

Neuropsiquiátricos en colapso

Cuatro hospitales porteños de salud mental viven problemas “de extrema gravedad”, con obras postergadas, falta de personal y hasta personas sanas internadas por problemas sociales.

En cuatro neuropsiquiátricos que dependen del Gobierno porteño se viven “situaciones de extrema gravedad” que van desde “la demora en obras y la falta de personal hasta el encierro de 400 personas sanas por causas sociales y por falta de políticas públicas”, según una denuncia realizada por Gustavo Moreno, de la Asesoría General Tutelar de la Ciudad, quien recibió información de médicos, enfermeras y legisladores que siguen el tema. Los profesionales de la salud señalaron que el “colapso” de los centros de salud se registra “en especial” en el Hospital Braulio Moyano, que alberga a 1100 mujeres, y en el Tiburcio Borda, donde están internados 900 hombres. “Respecto al Borda hay tres acciones judiciales, a las que también adhirió la Asesoría, presentadas por los empleados, por una serie de deficiencias graves de infraestructura, situaciones de indignidad y hacinamiento”, precisó Moreno a la agencia DyN.

El funcionario, defensor de menores de edad y de personas incapaces, sostuvo que “las historias clínicas no están actualizadas, hay algunas en las que no se registran novedades durante meses, no están completas o las medicaciones que toman los internos no condicen con lo que dicen las historias”. Una de las acciones judiciales, realizada en 2006 por la legisladora Soledad Acuña, provocó la clausura de ocho pabellones del Moyano. Desde ese momento comenzó un plan de obras que permitió reabrir al menos cinco salas en el curso de este año.

“Las obras mejoraron las cosas, pero continúan los problemas, se da la situación, por ejemplo, de que por la noche hay una sola enfermera cada 70 pacientes”, comentó un dirigente gremial que aportó datos a la Asesoría. También hay problemas serios en el Hospital Carolina Tobar García, del barrio de Barracas, donde médicos y enfermeras realizan medidas de fuerza para exigir “que se retomen obras, paradas pese a que son financiadas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)”.

Diego Friedman, médico del Tobar García, donde hay internados 60 niños con trastornos psicológicos graves, dijo que las obras que se hicieron allí son “en horizontal”, para lograr que los pacientes vivan en habitaciones seguras, con acceso sin escaleras. El cuarto hospital en conflicto es el Torcuato Alvear, donde la Justicia obligó a la comuna a realizar obras de remodelación. Según Friedman, los problemas mayores eran “los niños atendidos en el piso de la guardia y la falta de personal”. En ese lugar, la normalización se hace “lentamente, con demoras”.

Fuentes del Ministerio de Salud porteño dijeron que el presupuesto incluye “72 mil metros cuadrados” de superficie de obras en los cuatro hospitales, así como “la construcción de casas de medio camino” para facilitar la externación. Los profesionales de la salud y la Asesoría hicieron responsables por la situación al gobierno porteño.

El funcionario entrevistado consideró que la situación planteada en los centros de salud mental “no puede seguir así porque es gravísima”. Puntualizó que “lo más grave es la situación de 400 personas que deben ser externadas y que no se van por cuestiones sociales”. En ese sentido señaló que “la ley está, pero no se cumple. Lo lamentable es la falta de políticas públicas en el campo de la salud mental”.

Compartir: 

Twitter
 

Los neuropsiquiátricos que más preocupan son el Moyano y el Borda, de mujeres y hombres.
Imagen: Florencia Daniel
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.