SOCIEDAD › LOS PRESOS LO PLANTARON

Fumito en el penal

La planta, de unos 30 centímetros de alto y apariencia inocente, crecía saludable en uno de los patios del penal de la ciudad de Catamarca, bendecida por la imagen del Gauchito Gil –montada sobre una chapa– que le daba sombra por las tardes. La sorpresa dejó helados a los guardiacárceles del Servicio Penitenciario Provincial cuando, luego de varias semanas de convivencia con la mata verde, descubrieron que no era ni un cactus ni un potus y mucho menos una cala. Era una planta de marihuana. El descubrimiento derivó en una violenta requisa en los pabellones cuatro y cinco, cuyos ocupantes tienen acceso al patio censurado. Así se puso fin a la huerta comunitaria.

La planta, aclararon luego las autoridades del penal, “estaba camuflada en un jardín donde hay flores y otras especies que existen en la parte interna del penal”. En la requisa posterior, según se dijo, los guardias encontraron “marihuana lista para el consumo”. Se desconoce, todavía, si la droga era de producción propia o se había sido introducida durante el horario de visita a los internos.

Todavía se está investigando “quién fue el autor o quiénes los autores del hecho”, en alusión a los presos con vocación de jardineros. Una fuente de la penitenciaría precisó que “la planta de cannabis sativa fue sembrada entre las plantas del jardín y al lado de una imagen del Gauchito Gil”. En la cárcel de Catamarca, los presos tienen un régimen relativamente blando y las visitas son más frecuentes que en otros lugares.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.