SOCIEDAD › ROVIRA VETó DOS VECES LA LEY QUE CASTIGA EL MOBBING

Una ley a la que le bajan el pulgar

 Por Mariana Carbajal

La Legislatura de Misiones aprobó una ley para castigar el “mobbing” pero fue vetada por el ex gobernador Carlos Rovira. El cuerpo insistió y la volvió a sancionar. Pero nuevamente el mandatario la derogó, recordó Zunilda Valenziano, secretaria de Igualdad de Oportunidades de UPCN. “Se llegó a aprobar en dos oportunidades pero el ex gobernador Rovira la vetó las dos veces. Es muy grave la falta de respeto y el abuso de poder que hay en Misiones contra los trabajadoras y trabajadoras, especialmente las trabajadoras”, consideró Valenziano, que viene trabajando desde el Consejo Directivo del gremio estatal para que se sancionen leyes que amparen de la violencia laboral en el ámbito estatal en todo el país. En algunas provincias ya se sancionaron como en Santa Fe, Buenos Aires, Entre Ríos, Tucumán y San Juan, y Ciudad Autónoma de Buenos Aires, enumeró. También hay legislaciones en algunos municipios como en Corrientes, San Salvador de Jujuy y San Pedro (provincia de Jujuy).

El caso de la empleada del Tribunal de Faltas Nº 2 de Posadas no es el único que lleva la abogada del gremio estatal Myriam Gauvri. “En EMSA, la Empresa de Electricidad de Misiones, hay cuatro demandas iniciadas por cuatro gerentes que cobran arriba de 5000 pesos y de tener 120 personas a cargo pasaron a no tener ni siquiera un espacio físico, y andan deambulando todo el día por los pasillos. Y esto porque existe en Misiones la costumbre de que cuando cambia el color de turno político los empleados son perseguidos y mandados a lo que se conoce como freezer. No les asignan tareas, no tienen nada para hacer, ni oficina. Estas situaciones generan graves problemas psicológicos, un estrés terrible, ataques de pánico”, detalló la abogada. “La falta de una ley específica para proteger a los trabajadores de este tipo de violencia laboral me ata de pies y manos e impide que los procedimientos sean rápidos y expeditivos. Las demandas se amparan en la Ley de Contrato de Trabajo, que sanciona la discriminación y la persecución. El problema es que los juicios son largos, la gente se enferma mucho y se puede terminar muriendo en el lugar de trabajo”, indicó Gauvri.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Una ley a la que le bajan el pulgar
    Por Mariana Carbajal
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.