SOCIEDAD

Legislando con la Biblia en la mano

 Por Emilio Ruchansky

Durante las 13 horas que duró el debate en la Cámara de Diputados, donde el martes 4 de mayo se dio media sanción al proyecto de matrimonio para personas del mismo sexo, hubo referencias a la Biblia. El diputado Jorge Ledesma, por ejemplo, se refirió a los capítulos I y II del Génesis: “Con la costilla que había sacado del hombre el Señor, Dios formó una mujer y se la presentó al hombre. El hombre exclamó: ‘¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Se llamará mujer’. Y Dios los bendijo, diciéndoles: ‘Sean fecundos, multiplíquense, llenen la Tierra y sométanla’”. Ledesma dedujo que “el matrimonio es un don de la Creación” y justificó su voto negativo citando al papa Benedicto XVI, quien consideró “un acto gravemente inmoral” votar a favor de estas iniciativas.

Por su parte, el diputado Roberto Robledo, quien aseguró que el peronismo es “la versión política de la doctrina social de la Iglesia”, repitió las palabras del papa Juan Pablo II: “La institución matrimonial (heterosexual) no es una injerencia indebida de la sociedad o de la autoridad ni la imposición intrínseca de una forma, sino exigencia interior del pacto de amor conyugal que se confirma públicamente como único y exclusivo, para que sea vivida así la plena fidelidad al designio de Dios Creador”. El diputado Raúl Paroli, con una exposición basada en consignas biologicistas, votó por la negativa aduciendo que respetaba así su juramento: “Por Dios, la Patria y los Santos Evangelios”.

Consciente de éstos y otros usos de las Sagradas Escrituras, el sacerdote Nicolás Alessio afirmó que “se interpretó la Biblia con prejuicios, se la manipuló, haciéndola hablar en contra cuando en verdad el texto bíblico jamás condenó la homosexualidad”. En el comunicado que difundió el miércoles, alertó que podían confundirse algunas partes del Antiguo Testamento donde parece condenarse la homosexualidad como en el caso de Sodoma. “Sodoma es soberbia, gula y no socorrer al pobre –aclaró–, no tiene nada que ver con el pecado ‘sexual’”. Las citas bíblicas que seleccionó Alessio hablan sobre la libertad, la no discriminación y fundamentalmente sobre el amor, como la de San Juan: “Dios es amor, el que permanece en el amor, permanece en Dios y Dios en él”.

Compartir: 

Twitter

SUBNOTAS
  • Legislando con la Biblia en la mano
    Por Emilio Ruchansky
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.