SOCIEDAD

“No quiero que haya impunidad”

 Por Mariana Carbajal

Fátima Guadalupe Catán tenía 24 años. El 22 de agosto falleció en el Hospital San Martín, de La Plata, por las gravísimas quemaduras que le cubrían casi el 80 por ciento de su cuerpo. El fuego la alcanzó cuando estaba en el monoambiente de Villa Fiorito, en Lomas de Zamora. Compartía la vivienda con su pareja, Martín Gustavo Santillán, de 31 años. Estaba embarazada de pocas semanas. Santillán dijo que se había tratado de un accidente, que Fátima estaba limpiando un CD con un pedazo de algodón y alcohol, que encendió un cigarrillo y se prendió fuego. En La Casa del Encuentro sospechan que se trató de un femicidio. Por eso, su caso es el Nº 163 del último informe del Observatorio de Femicidios. Como los padres de Wanda Taddei, los padres de Fátima también descreen de la versión del accidente. “A mi hija no la voy a recuperar jamás, a mi futuro nietito tampoco lo voy a conocer, pero no quiero que haya impunidad”, dijo ayer a Página/12 Elsa Gerez, madre de Fátima. La madre contó que en tres años de noviazgo “fue golpeada y torturada por él, pero Fátima nunca quiso hacer las denuncias”. Santillán “no está imputado ni conoce el baño de la comisaría”.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • “No quiero que haya impunidad”
    Por Mariana Carbajal
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared