EL PAíS › DICTARON PREVENTIVA PARA LOS HERMANOS JULIá Y MIRET, Y EN SU DEFENSA DIJERON QUE NO SABíAN NADA

Una tonelada de cocaína como polizón

El juez español ordenó trasladar a la penitenciaría de Barcelona a los tres argentinos. Su abogado defensor dijo que eran inocentes y que “no sabían nada de ese asunto”. Uno de los vínculos de los Juliá y el trabajo esclavo.

 Por Horacio Cecchi

El juzgado 2 con jurisdicción sobre el aeropuerto El Prat de Llobregat, de Barcelona, ordenó la prisión sin fianza de los dos hermanos Juliá, Eduardo y Gustavo, y de Gastón Miret, quienes fueron trasladados al Centro Penitenciario Obert, de Barcelona. Los tres declararon ante el juez, que sin embargo mantuvo el secreto de sumario, lo que indica que tiene en vista nuevas detenciones que requieren no ventilar el expediente. Probablemente se trate de vínculos en Barcelona, quizás algún receptor de los 944,50 kilos de cocaína que transportaba el Challenger 604 de Medical Jet. Lo único que trascendió del caso es una breve mención de la declaración de los detenidos, en boca de su abogado español, Santiago Giménez Olavarriaga: “Ellos defienden su inocencia, ellos sostienen que no tienen absolutamente nada que ver con este asunto”. En Buenos Aires, entre tanto, el juez en lo Penal Económico 4 Alejandro Catania (el mismo de Papel Prensa) deberá avanzar en la investigación sobre un posible pero desconocido delito cometido en territorio argentino, ya que por el momento no hay información de que el transporte se haya realizado desde el país.

“Nosotros hemos solicitado que no los ingresen en prisión, los defensores estamos en pro de la presunción de inocencia –sostuvo con buen criterio el abogado español–, y ellos defienden su inocencia, sostienen que no tienen absolutamente nada que ver con este asunto.” El juez que investiga podrá volver a citar al trío o a alguno de los tres, y cualquiera de ellos puede pedirle volver a declarar antes del juicio. El magistrado, según anunciaron voceros judiciales, investiga al trío por el delito contra la salud por tráfico de drogas.

El secreto de sumario sigue vigente, con lo que lo que no se sabe en qué situación procesal se encuentra cada uno de ellos. Pero que el juez haya ordenado la detención indica que debiera contar con suficiente prueba para oponer a la versión de la defensa sobre desconocimiento de la carga que llevaban en su propio avión.

¿Cómo funciona el proceso de carga de un avión? ¿Es posible que el piloto lleve una carga de una tonelada sin conocimiento de qué lleva? “Van solos, sin pasajeros –explicó a Página/12 el ex piloto y actual director de cine Enrique Piñeyro–. No te pueden encajar 12 valijas (es el tamaño calculado por Piñeyro) sin que sepas. A mí me daban un sobre para entregar a una viejita en Montevideo y yo decía ‘el sobre me lo das abierto’. No podés responder por lo que dicen que te dan. En un avión de línea el equipaje se escanea. Pero si recibís un equipaje en un aeropuerto, como piloto, si el pasajero se hace cargo, fenómeno, pero si no tenés que pedir que se abran para ver qué tienen.”

“Del peso te das cuenta, en ese avión no te pueden cargar una tonelada sin que lo sepas –explicó Gerardo Quadros, ex piloto y especialista que dirige la publicación en Internet Aeroinfolatinoamericano–. En las variables del despegue el piloto tiene para su nave una tabla que le indica la velocidad según la temperatura, el largo de pista, y de acuerdo con el peso. Cuando llega a la que se conoce como VR, tiene que tirar hacia atrás el volante y la trompa se levanta. Si tiene una tonelada no calculada no se levanta.” Los expertos sostienen que durante la operación de carga de un avión el copiloto siempre está observando el ejercicio, y antes de firmar el OK para el despegue, entra a la bodega, verifica que estén distribuidas como deben estarlo, mira que no haya nada raro. En el caso del vuelo de Medical Jet, no eran dos sino tres. “El ojo del amo engorda el ganado. Uno de los tres tiene que estar afuera”, aseguró Quadros.

¿Dónde se realizó efectivamente el cargamento? Por el momento, todo indica que el avión partió vacío de Ezeiza a las 21 del sábado 1º de enero, según las planillas selladas por la Aduana, encargada de verificar las cargas, con destino a Cabo Verde. No hay más datos. En esa línea de investigación deberá avanzar el juez Alejandro Catania, secretaría 8 de Martín Castellano. Por el momento no realizó medidas importantes como podrían ser allanamientos a las oficinas o las viviendas de los detenidos. Realizada la denuncia el jueves pasado, ya hubo tiempo de vaciar de datos comprometedores, si es que los hubiere. Pero tampoco se puede reclamar urgencia en una medida para la que son necesarias pruebas que desde España, donde tienen el timón de la investigación del delito, no fueron aportadas. La idea que rodea el caso en Argentina es sostener las garantías constitucionales más allá de la urgencia por tomar medidas que luego puedan ser nulificadas con facilidad. “Acá no hay elementos para allanar hasta que no se los encuentre, el delito fue en España y eso no alcanza para allanar una casa acá, a menos que la Justicia española lo pida, que por ahora no lo hizo, hay que tener cuidado con eso”, confió un funcionario.

¿Cabo Verde? El Challenger con los Juliá y Miret partió a las 21 y llegó al aeropuerto Amílcar Cabral, de la isla de Sal, archipiélago de Cabo Verde (frente a Dakar) alrededor de las 7 de la mañana y pasado el mediodía del domingo arribó a Barcelona. “Es un absurdo si quisieron cargar en Sal, ahí no hay nada –describió Piñeyro–. Los hubieran detectado enseguida. Sal es un aeropuerto capaz de recibir un Jumbo pero no hay nada más que eso. Lo usaban antes los DC3, DC4, DC6 para repostar cuando no podían llegar a Europa. Hacían escala ahí y seguían. Ahora no se usa más porque los aviones tienen autonomía. Cualquier cosa ahí llama la atención, si está todo pelado, no hay ni señaleros.”

Otros, en cambio, sostienen lo contrario. Los paquetes, señalaron a este diario, que se observan en la filmación de la Guardia Civil, están envueltos en un plástico grueso y al vacío. ¿Qué indica? El procedimiento habitual según la Europol: los buques lanzan la carga, una lancha rápida la recoge y luego se monta en un avión con destino a Europa. ¿Por qué a Barcelona, uno de los aeropuertos de tecnología más avanzada? ¿Por qué no a Sevilla o a Girona? La respuesta, por el momento, la tiene el juez 2 de Barcelona.

http://horaciocecchi.wordpress.com

Compartir: 

Twitter
 

El Challenger 604 no admitiría una tonelada de peso extra sin que el piloto se enterara de la carga.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.