SOCIEDAD › A 200 KILOMETROS DE LA MINA, EL RIO TIENE ARSENICO

“Nadie puede tomar el agua”

“Es un negocio que da asco”, dijo sobre la minería con extracción a cielo abierto María José Zalazar a Página/12, integrante de la organización Madres Jachaleras y una de las 20 mil personas que habitan Jáchal, ubicada a unos 200 kilómetros del proyecto Veladero. “Son hechos comprobables –asegura–, nadie puede tomar el agua, todos sabemos que está contaminada y que cada vez son más los casos de cáncer.”

Las palabras de Zalazar se apoyan en los datos. Según pudo comprobar la organización enviando muestras de agua a analizar, el río Jáchal, que pasa junto a la comunidad, pasó de tener 69 miligramos de arsénico por litro antes del inicio de la extracción en Veladero, a 260 miligramos en la actualidad. Además, hallaron 120 miligramos por litro en el agua que reciben a través de la red. La búsqueda de cianuro no se realizó porque el laboratorio local no está preparado para hacer esos análisis, y aún no consiguieron los fondos para hacerlos en otro lugar.

También enciende la alarma lo sucedido con los efluentes cloacales del campamento de Veladero. Hasta que se lo prohibieron, “Barrick los arrojó a la laguna Guanacache, en el departamento de Sarmiento. El resultado: una gran cantidad de peces muertos debido a la falta de oxígeno producto de la oxidación de los metales presentes en el líquido arrojado”, explicó el geólogo César Eguaburo.

Las Madres Jachaleras, catalogadas como terroristas ecológicas por el gobierno provincial, en una de sus acciones quisieron exhibir su descontento durante una de las visitas del gobernador José Luis Gioja a Jáchal, su pueblo natal. Ellas intentaron mostrarle sus carteles que decían “No al cianuro”. A pesar de haber participado de la reunión que el 5 de mayo pasado encontró a la mayoría de los gobernadores en Gualeguaychú apoyando el impulso a las políticas ambientales nacionales, el gobernador sanjuanino sostiene que la utilización del cianuro no contamina. Ese habrá sido el motivo por el que la policía provincial rodeó a las manifestantes y les impidió acercársele.

La preocupación por la irresponsabilidad en la minería se extendió a Canadá, lugar de origen de Barrick Gold. Allí, un grupo de ONG participa de una ronda de consultas convocadas por el congreso canadiense para recolectar información sobre cómo se desempeñan algunas de sus empresas fuera del país con el objetivo de que desde las organizaciones de la sociedad civil se presenten objeciones sobre sus métodos de trabajo.

“Se trata de una suerte de consulta acerca de las actividades de la industria extractiva canadiense en el extranjero”, explicó a Página/12 Karyn Keenan, integrante de la Halifax Initiative, una coalición de ONG que trabajan sobre desarrollo, medio ambiente y derechos humanos. “Estamos investigando los problemas asociados con cada mina para producir un mapa minero donde se destaquen los malos proyectos mineros canadienses en el mundo e incluimos a Veladero”, aseguró.

Informe: :L.L.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.