SOCIEDAD

La defensa de Marcos

El pedido de extradición está en marcha. La Justicia argentina busca enjuiciar a Marcos por el asesinato de Chamorro Revollar y dos de sus sicarios en 1999. El hecho ocurrió en la “canchita de los paraguayos” de la villa 1.11.14. Chamorro lo habría ayudado a sacar a los paraguayos del negocio de las drogas. Marcos, junto a Ruti y su hermano “Meteoro” (asesinado tiempo después), se lo sacarían a él. También tiene pendiente una causa por asociación ilícita. Durante la entrevista, Marcos sacó una especie de ayudamemoria de cuatro páginas. “Yo aquí marqué unos puntos porque no quería que se me vayan algunos detalles”, comentó al respecto y comenzó a leer su defensa:

“Varios testigos de la canchita contaron al juez cómo los presionó la policía para que declaren en mi contra y en vez de investigar eso interpretaron como que habían sido amenazados por mí. Es más, cada vez que se los vuelve a convocar para que declaren mandan a los mismos policías a buscarlos a su casa para que los lleven al juzgado. (No sé qué cosa quieren que declaren después, con qué fin, con qué intención.) Cada vez que los van a buscar para declarar los llevan a la mañana y los devuelven en la noche, los tienen todo el día paseando en el vehículo y luego los llevan a un cuarto como si ellos estuvieran detenidos y les muestran fotografías para reconocimiento. Bueno, en fin, así trabaja la policía en la villa. En la causa federal por asociación ilícita, pese a que después de mi detención nombré a mi abogado de confianza que es conocido por ellos porque ya había estado en la causa anterior mía, hasta el día de hoy no lo dejan ver mi expediente. Esto, prácticamente, se ha vuelto algo personal. No sé con qué fin, con qué interés. Y para eso ¿sabe qué excusa usan? Que yo tengo que ratificar su designación, cuando hay un papel escrito ya, firmado por mí desde hace más de un mes. Y lo peor de todo es que no hay ni una ley argentina que exija esta ratificación. La verdad es que ellos saben que concretamente conmigo no tienen ni una prueba. Solamente lo que tienen son indicios, cositas que han juntado por ahí, una con otra. Pero no tienen nada concreto en mi contra. Acá mis abogados en el Paraguay han presentado un escrito acompañando el Código Procesal argentino, para que ellos corroboren mis palabras, para que se sepa cómo es la Justicia que pretende juzgarme a mí.”

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.