las12

Viernes, 8 de julio de 2011

“A una chica de Ezeiza la secuestraron, la torturaron y ahora tiene que ver a su entregador todos los días”

 Por Maria Luisa Storani *

Yo conocí a una chica que fue víctima de trata. Fue citada por una demanda de un trabajo a la estación de tren de Ezeiza. La chica espera al hombre que la convocó y él no llega. Ella regresa a su casa. En el viaje la secuestran en un auto. Y aparece al otro día en un prostíbulo de Entre Ríos. Ella se despierta en una cama, grita pidiendo por sus hijos. Le pegan. La obligan a prostituirse y la torturan cuando llora. Una travesti que trabajaba en el lugar la ayuda: le da 100 pesos y la acompaña a tomarse el colectivo. Ella vuelve a su casa. No le toman la denuncia de que la secuestraron. No la acompaña ningún abogado. No la quieren revisar en el hospital. Ella vuelve al barrio donde ve a su entregador todos los días.

Por eso estamos debatiendo en la Cámara de Diputados acerca de las medidas para la protección de las víctimas cuando terminan de declarar, porque las amenazas de muerte a ellas y sus familias son terribles. Por eso me parece excelente que los prostíbulos –como en el que estuvo detenida la chica– no puedan hacer publicidad. También hay departamentos VIP, pero si los diarios no publican es algo menos. Por eso, es un avance que hay que apoyar en una lucha que no termina.

* Diputada nacional por la Unión Cívica Radical de la provincia de Buenos Aires.

Compartir: 

Twitter
 

LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.