las12

Viernes, 8 de julio de 2011

“No nos escucharon”

 Por Elena Reynaga*

Nosotras nos sorprendimos. Para ser sinceras, nos dolió no haber sido tomadas en cuenta, no porque no hayamos hecho un esfuerzo para que nos recibieran. Estuvimos mandando cartas de pedido de audiencia a la Presidenta, y lo acribillamos a correos electrónicos al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. La medida está bien, pero me parece que se olvidó de nosotras, las que optamos por el trabajo sexual, las que hemos mantenido a nuestros hijos y les dimos un techo, la oportunidad de estudiar con nuestro trabajo, además. No se va a erradicar la trata con esta medida. Lo dijimos en nuestro comunicado apenas nos enteramos: “Prohibir la publicación de anuncios es una medida que sólo logra criminalizar nuestra actividad. Es sólo a través de la regulación del trabajo sexual que se podrá iniciar una lucha conjunta que permita dar batalla a las grandes mafias instaladas en nuestro país”.

Esta medida tiene como consecuencia más clandestinidad, más negocios para ciertas personas. Lo decimos con conocimiento de causa, cuando más criminalizás las actividades, más clandestinas quedamos las que de manera autónoma hacemos este trabajo, más expuestas quedan las compañeras a las organizaciones que supuestamente les brindan protección pero en realidad las someten. Creo que la mayoría de los avisos publicados en el rubro 59 son “mentirosos y tramposos”, pero desde Ammar teníamos una propuesta que ni siquiera fue escuchada que considera un marco legal, un protocolo para publicar los avisos, que garantizara la seguridad para las compañeras y permitiera detectar los casos de trata. Estábamos dispuestas a sentarnos a trabajar, pero no escucharnos a nosotras es negar que hay una organización con 17 años de experiencia.

Creo que hay personas abolicionistas del movimiento feminista que tienen mucho poder, mucha llegada. En estos momentos de campaña electoral, el tema de trata es música para algunos oídos y el reconocimiento del trabajo sexual no, nosotras somos piantavotos. Nadie se quiere jugar a escuchar a las chicas. A veces es más fácil estar al lado de Susana (Trimarco), con todo el respeto que le tengo, o de Ammar Capital, y no de nosotras que nos plantamos y decimos que esta es nuestra forma de vida, que nos dio la oportunidad de darles un techo y posibilidades de crecer a nuestros hijos. No estamos disconformes con la medida, había algo más para hacer todavía. El monitoreo de los avisos ya lo prohibieron. Por qué no haber hecho un protocolo sobre de qué manera se puede publicar un aviso de oferta sexual. Eso era lo que nosotras proponíamos. Nosotras somos respetuosísimas de la Presidenta. Eso no quiere decir que no la admiremos como mujer. Pero hay más de 4 mil afiliadas a Ammar que no han sido tenidas en cuenta.

* La secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (Ammar).

Compartir: 

Twitter
 

LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.