libero

Lunes, 15 de febrero de 2010

FúTBOL › LA HORA DE LOS CAMBIOS

Las apuestas de Alves

Abel Alves dijo que no le iba a temblar la mano a la hora de decidir cambios entre los históricos, y empezó por bajarles el pulgar a Abbondanzieri y a Ibarra, dos que venía en franco declive. Nadie se sorprendió demasiado. Y pocos se lo van a recriminar. Sí llamó la atención, en cambio, que sacara de la cancha a Palermo cuando faltaban un poco más de 10 minutos para terminar el partido contra los tucumanos. En el tramo final de un encuentro en la Bombonera dominado por Boca y en el momento en que se suponía que iban a llover centros sobre el área visitante, el entrenador sacó al mejor cabeceador del equipo. Algunos reaccionaron con aplausos para el jugador; otros, con silbidos para el técnico. Se puede pensar que lo sacó porque lo veía cansado, atendiendo a que Palermo jugó 90 minutos a mitad de la semana contra Jamaica con la Selección Nacional, pero del mismo modo se puede pensar en un gesto claro hacia adentro (y apuntando al futuro) de que está dispuesto a una limpieza general que los dirigentes verían con buenos ojos. Tal vez con la dupla Noir-Mouche Boca podía haber abierto la cancha y abastecer más a Palermo. Alves no lo vio así.

Del arquero que reemplazó a Abbondanzieri no se puede decir demasiado. Javier García intervino poco, respondió correctamente en algunos débiles remates de media distancia. Uno de sus puntos flojos está en el juego aéreo, pero los tucumanos casi no metieron pelotazos en el área. Habrá que verlo con otro rival. Villafañe, por su parte, poco exigido, respondió correctamente con lo suyo en la marca, no cometió errores y se animó a pasar al ataque un par de veces. Cumplió.

Compartir: 

Twitter
 

Javier García. No le hicieron goles. Tampoco lo exigieron.
Imagen: Jorge Larrosa
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.